Un hombre colecciona 20.000 juguetes de restaurantes de comida rápida en una casa de tres pisos

Bienvenidos a este paraíso de juguetes de promoción. Montañas de pequeñas reproducciones de grandes personajes. Una mezcla de héroes, monstruos y protagonistas de series donde caben desde Chaplin a Carlitos y no falta ni Doaremon ni los Simpson.¿ Quién puede ser su dueño? Desde que tenía 5 años y ahora tiene 50 Perceval colecciona los juguetes de cadenas de restaurantes de comida rápida. Y además de jugar con ellos, los ha cuidado. Este coleccionista filipino compara la emoción de un nuevo juguete con la mañana de Navidad. Y cada pieza le cuenta un episodio en su vida. Su favorito... esta muñeca que su madre le dió hace 23 años. Ahora su sueño es tener un museo porque los juguetes desbordan ya una casa de tres pisos. Con los primeros 10.000 ganó un Guinness y ahora con 20.000 es hora como buen niño, de compartir.
Percival Lugue, un filipino que tiene unos 20.000 juguetes en su casa.
Percival Lugue, un filipino que tiene unos 20.000 juguetes en su casa.
ATLAS

Seguro que alguna vez has ido a McDonald's o Burger King y has comprado un menú infantil que viene con un juguete. ¿Qué has hecho con todos esos regalos? Percival Lugue lo tiene claro: no los ha perdido, sino que tiene guardados unos 20.000 de estos muñecos.

Este filipino de 50 años lleva atesorando y cuidando estos juguetes desde que tenía 5 años, y se ha hecho con el récord Guinness por ello. Pero no ha sido ahora, sino que lo ganó en 2014 cuando coleccionó 10.000 -habría que ver cómo los contaron para certificar el récord-.

"El juguete es como un narrador en sí mismo", definió Lugue a Reuters y explicó que cada muñeco le recuerda a un momento de su vida: "La historia de lo que sucedió, cuáles fueron los incidentes que vienen con el juguete".

Aunque la mayoría de sus piezas han sido compradas por él, también tiene otras donadas por amigos y familiares. "Invitaba a mis amigos a almorzar en McDonald's y en una sola compra podría completar toda la colección", aseguró.

Aun así, también forman parte de esta inmensa colección otros juguetes más grandes que no son de restaurantes de comida rápida, como su favorito, una muñeca que le regaló su madre a sus 23 años.

Afortunadamente, parece que los puede tener todos guardados -bueno, hay opiniones-, pues vive en una casa de tres pisos. Sin embargo, su sueño es poder exponerlos en público o abrir un museo para que otras personas puedan "ver sus propios recuerdos de infancia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento