Científicos logran traducir la estructura de una telaraña en música y trabajan en aprender a comunicarse con las arañas

  • Un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts trabaja en crear melodías experimentales.
  • Markus Buehler, el investigador principal del proyecto, confía en "poder hablar básicamente el idioma de la araña".
Una araña y el resultado de un experimento científico con una telaraña.
Una araña y el resultado de un experimento científico con una telaraña.
GTRES / ISABELLE SU AND MARKUS BUEHLER

Un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) ha transformado la estructura de una tela de araña en música con el fin de crear composiciones musicales experimentales y de mejorar la comunicación entre especies.

El doctor Markus Buehler, investigador principal de este ambicioso proyecto, ha presentado el trabajo en la reunión de primavera de la American Chemical Society (ACS), avanzando que "la araña vive en un entorno de cuerdas vibrantes".

Según el experto, estos arácnidos "no ven muy bien, así que sienten su mundo a través de vibraciones, que tienen diferentes frecuencias. Tales vibraciones ocurren, por ejemplo, cuando la araña estira una hebra de seda durante la construcción, o cuando el viento o una mosca atrapada mueve la telaraña".

Por ello, el doctor y su equipo trabajan en extraer ritmos y melodías de origen no humano de materiales naturales. "Podría ser una nueva fuente de inspiración musical que es muy diferente de la experiencia humana habitual", dice Buehler, que, a partir de este trabajo, también espera adquirir nuevos conocimientos sobre la arquitectura 3D y la construcción de este material.

En colaboración con el artista, arquitecto y performer Tomás Saraceno, Buehler y su equipo escanearon una telaraña real con un láser para captar las secciones trasversales 2D y usar, después, algoritmos para reconstruir la red 3D de la telaraña. 

Cada hebra contaba con una frecuencia de sonido para dar lugar a lo que se podría llamar notas musicales, las cuales, combinadas de distintas maneras, podían generar melodías. Después, los investigadores crearon un instrumento similar a un arpa y las tocaron melodías surgidas a partir de la telaraña.

"Los sonidos que hace nuestro instrumento parecido a un arpa cambian durante el proceso, lo que refleja la forma en que la araña construye la telaraña", explica Buehler al respecto, añadiendo que "se puede explorar la secuencia temporal de cómo se construye la telaraña en forma audible".

Satisfechos con los resultados, los investigadores desean ir más allá. "Ahora estamos tratando de generar señales sintéticas para hablar básicamente el idioma de la araña", expresa Buehler, que lanza una serie de preguntas al aire: "Si los exponemos a ciertos patrones de ritmos o vibraciones, ¿podemos afectar lo que hacen y podemos comenzar a comunicarnos con ellos?".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento