Una madre tiene que hipnotizar a su hija de 6 años para que deje de comer solo nuggets de pollo y amplíe su dieta

  • Asegura que la fobia a ciertos alimentos de su hija se desarrolló cuando era solo un bebé.
Nuggets de pollo de Wendy's.
Nuggets de pollo de Wendy's.
@Wendys

Una niña que no comía nada más que nuggets de pollo debido a una fobia inusual a la comida se curó después de ser hipnotizada.

Eso es lo que, al menos, sostiene su madre, Lesley, que asegura que la fobia a ciertos alimentos se desarrolló cuando Jessica era solo un bebé.

Motivo por el que, según cuentan los medios locales, llevó a su hija al médico de cabecera, pero como la fobia persistió, decidió acercarse a un hipnoterapeuta.

"Al principio comía algo de comida blanda, pero después se volvió muy exigente", argumenta la mamá, de 32 años.

"Al principio comía algo de comida blanda, pero después se volvió muy exigente"

"Comía algunas frutas y verduras cuando era más bebé, pero luego solo nuggets de pollo", sostiene. "Ni siquiera comía patatas fritas, así que cuando la llevé a McDonald's solo comía nuggets".

Una obsesión que cambió sus vidas: "Llegó un  punto en el que irse de vacaciones, si no hubiera nuggets de pollo, era una pesadilla. Fuimos de vacaciones en Turquía y ella estuvo una semana entera sin comer porque allí no hacían nuggets de pollo".

Al volver, decidió comenzar su ronda de especialistas, como un dietista que, según la madre, les dijo que la niña "era muy quisquillosa" con la comida y que "lo superaría con la edad".

"Llegó un punto en el que irse de vacaciones, si no hubiera nuggets de pollo, era una pesadilla"

Como madre, ella no estaba de acuerdo, ya que, cuenta, "veía el miedo" en los ojos de la niña cada vez que esta miraba comida nueva.

Así, Lesley se acercó en busca de ayuda al hipnoterapeuta cognitivo conductual David Kilmurry, que diagnosticó que Jessica tenía ARFID, traducido al español como desorden de ingesta alimentaria evitativa o restrictiva, un trastorno de alimentación que hace que quienes lo sufren, eliminen tal cantidad de alimentos de su dieta que ponen en riesgo su salud física y desarrollo psicosocial.

De esta forma, sometió a la menor a dos horas de tratamiento de hipnoterapia y surtió efecto, ya que ahora puede comer una dieta más equilibrada.

Según cuenta la madre, su hija actualmente come fruta, verduras y cereales con leche. Incluso palomitas cuando se sientan a ver una película en el sofá.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento