George R.R. Martin ya debería estar encarcelado por no acabar la nueva novela de 'Juego de Tronos': 'Vientos de Invierno'

  • El propio escritor dio permiso para encarcelarle si llegaba el 29 de julio de 2020 y no había acabado la novela. 
George R. R. Martin, en uno de los memes de sus fans.
George R. R. Martin, en uno de los memes de sus fans.
@aar0ntarg / Twitter

Ha llegado el día y no ha cumplido, por lo que los fans de George R.R. Martin, autor de la saga Canción de hielo y fuego, conocida por el primer libro, Juego de Tronos, tienen permiso para encarcelarlo, tal y como el propio autor autorizó. 

En 2019 y con motivo de la celebración de la Convención Mundial de Ciencia Ficción en Nueva Zelanda (CoNZealand), dijo, literalmente: "Si no tengo Vientos de Invierno a mano cuando llegue la Worldcon, tienes aquí mi permiso formal por escrito para encarcelarme en una pequeña cabaña en la Isla Blanca, con vista al lago de sulfúrico ácido, hasta que termine". 

Ayer, 29 de julio de 2020 fue ese día, al llegar la inauguración de la CoNZealand. Y Vientos de Invierno, la que debería ser la sexta novela de la saga, no está lista, ni publicada, ni anunciada. 

Martin odia que le pregunten para cuando estarán los libros terminados, que es lo que todo fan de su obra quiere saber. Lo cierto es que Vientos de Invierno se ha retrasado ya en varias ocasiones, así que los lectores no han dudado en llenar internet de memes con el asunto del escritor y la cárcel. 

"CoNZealand está casi sobre nosotros [...] Como todos saben, este año no nos reuniremos en Wellington, Nueva Zelanda, por culpa de la pandemia. En cambio, estamos teniendo el primer mundo virtual, virtual ...", decía en su blog el escritor el día antes de que se inaugurara la convención. 

Martin era el encargado de la Ceremonia de Apertura, y también tiene un par de paneles, además de ser el anfitrión de los Premios Hugo, todo de forma remota. ¿Anunciará Martin en algunas de esas intervenciones una nueva fecha para Vientos de Invierno

Mostrar comentarios

Códigos Descuento