Un estudio revela que los perros también pasan por la pubertad, etapa en la que son menos obedientes y más sensibles

Imagen de archivo de un golded retriever.
Imagen de archivo de un golded retriever.
PIXABAY

Los perros se parecen enormemente a los humanos. Nos quieren, nos siguen allá donde vayamos incondicionalmente y, además, hasta pueden aprender las cosas que hacemos (como tocar el claxon del coche). Pero es que parece que estas mascotas incluso pasan por una pubertad similar a la de las personas, según un estudio.

Esta etapa de la juventud altera las hormonas y provoca que estemos un poco más sensibles, susceptibles y, dependiendo del caso, rebeldes. Pero, tal y como comentó la doctora Lucy Asher a The Guardian, los perros parece que pasan también por esta época y hacen menos caso a las órdenes de sus dueños en la adolescencia.

La investigadora, que es profesora titular de Ciencias Animales en la Universidad de Newcastle, explicó que los canes son más difíciles de entrenar a los ocho meses, cuando están en esa etapa.

También es posible que algunos sientan inseguridad sobre la relación que tienen con sus cuidadores y, estos perros, pueden "tener más probabilidades de mostrar un comportamiento más conflictivo". Además, durante esta pubertad canina, sopesan la idea de quedarse con su dueño o seguir sus impulsos reproductivos para encontrar una pareja.

El estudio publicado en la revista Biology Letters es el primero que detectó evidencias de la adolescencia en los perros observando el comportamiento de pastores alemanes, golden retrievers, labradores o cruce de estas razas, las cuales Asher aclaró que empiezan esta etapa entre los seis y nueve meses.

La investigación se realizó comprobando cómo de obedientes eran a la orden "siéntate" dependiendo de sus edades y con la valoración de los dueños sobre lo "adiestrables" que eran sus mascotas.

"Con ocho meses tienen casi el doble de probabilidades de ignorar la orden de sentarse que cuando tienen cinco meses", comentó la doctora Lucy Asher, quien espera que los resultados puedan ser útiles para que los dueños comprendan mejor a sus perros.

"Esta pubertad es un momento muy importante en la vida de un perro. Es el momento en el que estos animales, a veces, son reubicados a otros sitios porque ya no son un cachorro adorable y, de repente, sus dueños se encuentran que son más desafiantes y que ya no pueden controlarlos o entrenarlos", añadió la experta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento