Un aficionado de la Juventus posa con la camiseta de Cristiano Ronaldo.
Un aficionado de la Juventus posa con la camiseta de Cristiano Ronaldo. EFE

La operación que la Juventus ha llevado a cabo para cerrar la contratación de Cristiano Ronaldo es la más importante en la historia del equipo bianconero. No sólo porque los 117 millones que ha acabado pagando por su traspaso son la cifra más alta que el club turinés ha pagado por un futbolista; los 60 millones anuales que tiene que invertir para pagar su salario, multiplicado por las cuatro temporadas que estará el luso en el norte de Italia, ponen la operación en cerca de 400 millones de euros.

La familia Agnelli tiene el 29% de las acciones de FIAT y el 63% de la Juventus, de modo que la operación repercute directamente en los trabajadores. Varios desempleados ya se han manifesttado a las puertas de la fábrica con una pancarta que decía: "Para Cristiano 400 millones y para los trabajadores, una patada", mientras que el Sindicato de Trabajadores ha emitido un comunicado, convocando una huelga para el domingo, y denunciando la situación en la que se encuentran los trabajadores, mostrando su enfado por la inversión realizada para contratar al portugués.

"Es inaceptable que los trabajadores de Fiat hagan enormes sacrificios económicos, mientras la empresa gasta millones de euros en un jugador de fútbol. Dicen a las familias que se aprieten el cinturón porque la situación no es buena y luego, invierten un dineral en un jugador. ¿Es justo? ¿Es normal que una persona gane millones mientras que miles de familias trabajadoras no llegan a fin de mes? Todos somos empleados y esta diferencia de tratamiento no puede continuar. Los trabajadores de Fiat han hecho ganar una gran fortuna a tres generaciones, enriqueciendo a cualquiera que se mueva cerca de esta sociedad y a cambio, sólo han recibido una vida de miseria", reza el comunicado, concluyendo con la conovcatoria de una huelga desde las 22:00 del domingo 15 de julio hasta las 06:00 del martes 17 de julio.