Curry y Adams
El pívot neozelandés de los Thunder Steven Adams tapona a Stephen Curry en la final de la Conferencia Oeste. EFE

Los Thunder volvieron a asestar un duro golpe en las finales de la Conferencia Oeste al imponerse a Golden State Warriors de paliza por 133-105, gracias al tridente formado por Kevin Durant, Russell Westbrook y Serge Ibaka, y mantienen la eliminatoria 2-1 a su favor.

La franquicia de Oklahoma sentenció el choque en el descanso, al que se marcharon con un parcial de 72-47 y que consolidaron en el tercer periodo con (117-80).

Durant anotó 33 puntos, incluidos 23 en la primera parte, Westbrook logró un doble-doble de 30 tantos, 12 asistencias y ocho rebotes, mientras que Ibaka llegó a las 14 anotaciones y capturó ocho balones bajo los aros.

Como ya habían demostrado en los dos partidos anteriores, los Thunder se han convertido en una máquina de anotar puntos y esta vez consiguieron empatar la mejor marca en un partido de playoffs.

La última vez que los Warriors jugaron en Oklahoma City con el base Stephen Curry de líder, el premio MVP de la liga anotó 46 puntos, y empató la mejor de la NBA en triples con 12, incluido el que le dio la victoria a su equipo. Pero nada de eso sucedió esta vez en el tercer partido ante la gran defensa que le hicieron con un doble equipo en el que casi siempre participó Ibaka.

El entrenador novato de los Thunder, Bill Donovan, ha descubierto que solo con una gran presión defensiva permanente es posible frenar a los mejores encestadores que tienen los Warriors desde fuera del perímetro y su estrategia, hasta ahora, le ha resultado perfecta.

Jugamos un baloncesto muy físico y nunca dejamos de presionarles"Creo que la diferencia al final del partido estuvo en que jugamos un baloncesto muy físico y nunca dejamos de presionarles", declaró Durant al concluir el partido. "Era importante para nosotros recuperar ganar el primer partido como locales y volver a tener la ventaja en la serie".

Aunque Curry aportó 24 puntos, no tuvo la mejor inspiración encestadora al anotar 7 de 17 tiros de campo, incluidos sólo 3 de 11 intentos de triples, capturó cinco rebotes --todos defensivos--, dio tres asistencias y recuperó dos balones.

Por su parte, el escolta Klay Thompson llegó a los 18 tantos tras anotar 8 de 19 tiros de campo.

El pívot Draymond Green tampoco pudo ser factor ganador al quedarse con seis puntos (1-9, 0-2, 4-4), sin tener presencia en el juego interior, sólo capturó cuatro rebotes, y dio tres asistencias.