Pepe Castro, presidente del Sevilla
Pepe Castro, presidente del Sevilla SEVILLA CF

El Sevilla FC ha emitido un comunicado de protesta por el formato de la Supercopa de España que ha modificado este lunes de manera oficial la Junta Directiva de la RFEF, presidida por Luis Rubiales. El club hispalense se enfrenta al FC Barcelona el próximo 12 de agosto, en estadio neutral por determinar,  -aunque apunta a que será en Tánger-, algo que los dirigentes sevillanos consideran que no beneficia a su entidad y además perjudica a sus abonados.

Un duro comunicado en el que el Sevilla estalla contra la federación, a la que acusa de tomar esta decisión únicamente para beneficiar al FC Barcelona: "Resulta evidente que la RFEF ha tomado para la presente edición una decisión específica con la intención exclusiva de solucionar los problemas al FC Barcelona, desoyendo las peticiones del Sevilla FC, que desde que la actual junta directiva de la RFEF tomó posesión del cargo, ha insistido en hacer valer las fechas de 5 y 12 de agosto, establecidas en el calendario aprobado por La Liga de Fútbol Profesional, como las idóneas para la disputa de la final".


Sin embargo, el club rechaza plantarse y no disputar el partido porque considera que el título y lo deportivo están por encima de las decisiones que consideran injustificadas e injustas: "El Sevilla FC hace constar su absoluta disconformidad con la decisión tomada por la Real Federación Española de Fútbol de que la final de la Supercopa de España se dispute a partido único. El club, pese a considerar injustificada la decisión de disputar la final a un solo partido, no piensa renunciar a jugar una final".

Por último, el club hispalense anunca que estudiará la forma de beneficiar a sus abonados, ya que el partido de ida de la Supercopa que estaba previsto para el 5 de agosto en el Sánchez Pizjuán entra dentro del precio del abono regular.