Serena Williams
Serena Williams, en Wimbledon. EFE

Serena Williams reivindicó su condición de figura en pos de la igualdad de género y raza tras la final de Wimbledon que perdió ante Simona Halep. La estadounidense fue contundente: "El día que pare de luchar por la igualdad y por la gente que se parece a tí y a mí será el día que esté en mi tumba".

Responde así a las críticas de Billie Jean King, que señaló que la 23 veces campeona de Grand Slam está pasando una racha de malos resultados porque está centrada en asuntos fuera de los terrenos de juego.

"Tiene un bebé, está intentando ayudar a la igualdad de género, particularmente con las mujeres de color, pero eso lo hace mucho más difícil. Me gustaría que pusiera todo lo demás a un lado, porque tiene gente trabajando en esos asuntos. Quisiera que se comprometiera el año y medio o dos años próximos y dijera: 'Me voy a centrar en lo que es necesario para mi tenis, y cuando me mire al espejo de mayor pueda volver a atrás y saber que lo dí todo'", dijo King sobre una Williams que ha perdido las tres últimas finales de Grand Slam que ha disputado.

Tras las palabras de Serena hacia ella, la mítica extenista estadounidense tuiteó una matización acerca de sus críticas: "Nunca le diría a nadie que deje de luchar por la igualdad. En todo lo que hace, Serena brilla con una luz que hace que todos nosotros luchemos para conseguir la igualdad total".