Simona Halep y Serena Williams
Simona Halep y Serena Williams tras la final de Wimbledon 2019. EFE

Simona Halep se ha hecho con la ensaladera de campeona de Wimbledon tras ganar por un contundente 6-2 y 6-2 a Serena Williams. La rumana sólo necesitó 56 minutos para arrasar a la estadounidense, que no tuvo su día, ni mucho menos.

La exnúmero 1 sólo pudo sumar cuatro puntos en la final, lo que visto en contexto es uno de sus peores partidos en un torneo WTA.

Los datos son letales. Es la primera final femenina en la que la ganadora no llega a necesitar tres sets desde 1992, cuando Steffi Graf ganó a Mónica Seles por 6-2 y 6-1, y supone el peor resultado de Williams no sólo en una final de Grand Slam sino también en un partido de hierba.

Con esta derrota, además, Williams ha perdido sus tres últimas finales de Grand Slam disputadas: Wimbledon 2018 (perdió con Angelique Kerber), US Open (perdió con Naomi Osaka) y Wimbledon 2019.