Dinamarca-España, cuartos de final del Mundial de balonmano
El jugador español Julen Aguinagalde (d) lucha por el balón con el danés Lasse Svan (i) durante el partido de cuartos de final entre Dinamarca y España del Mundial de Balonmano de 2015 disputado en el estadio de Lusail Catar el 28 de enero de 2015. GUILLAUME HORCAJUELO / EFE

La selección española de balonmano avanzó a las semifinales del Mundial de Catar, donde se enfrentará a la eterna Francia, después de doblegar en un igualadísimo choque de cuartos de final a Dinamarca (24-25), un rival al que sólo había doblegado en la lucha por el título del pasado Mundial en los últimos seis años. De la igualdad de la reedición de la última final universal, nada como el 11-11 que reflejó su marcador al descanso o el 24-24 que ofrecía el luminoso a 19 segundos del final. Un duelo equilibrado tanto en cautelas como atrevimientos donde ninguno de los dos equipos se marchó más allá de los dos goles de margen.

España perdió hasta 11 balones frente a Dinamarca, pero mostró una gran fiabilidad en los lanzamientos de siete metros (83%), su caladero ofensivo durante muchos minutos Un choque donde la defensa española volvió a mostrar un gran nivel y Valero Rivera, con diez goles y un gran acierto en los siete metros, prolongó su gran mundial. Con permiso del colectivo, o de la aportación bajo palos de un Gonzalo Pérez de Vargas más decisivo este miércoles que los daneses Landin y Green, fue Joan Cañellas el héroe del avance con su gol en el último segundo, elevándose viniendo en carrera diagonal hacia las cercanías del área y superando la oposición clara de dos defensores. El obús del avance.

La primera parte ofreció un pulso entre dos rivales que se conocen bien, muy bien,  y que en su primera oportunidad, Hansen y Raúl Entrerríos mediante, vieron puerta. Fue un aviso de los derroteros de un primer tiempo donde Dinamarca parecía estar más cómoda en lo ofensivo y España, pese a una gran movilidad sobre la cancha, más atascada. Como una guerra de trincheras donde a cada chispazo le seguía una respuesta. Si destacaba Eggert, un estilete en el extremo con alta fiabilidad en los siete metros, hacía lo propio Valero Rivera en otra demostración de su mundial Y para la galería, alguna jugada de tiralíneas con pases de espaldas, entre Cañellas, Entrerríos y el propio Rivera.

Si Dinamarca mandó tibiamente el marcador, España la sucedió allá por el minuto 20. Pero siempre con ese margen escaso de uno o dos goles. Nunca más. Con el 11-11 se llegó al descanso.

La segunda parte, manteniendo los mismos mimbres, le aportó alguna incertidumbre a la defensa española, incapaz de frenar los 108 kilos de aportación goleadora de Mensah Larsen o los mejores minutos del eléctrico Hansen. Dinamarca no se marchaba en el marcador porque los hombres de Manolo Cadenas, que tuvieron que gestionar un par de inferioridades frente al rival, se aferraron a su acierto en los lanzamientos de los siete metros (todos lanzamos por Rivera, un 83% de acierto: cinco aciertos de seis intentos). Cuando más encendido estuvo Hansen, con cuatro goles seguidos y latigazos de 113 km/h, España se aferró a sus rápidas respuestas, a su portería o a la madera, porque también mostró el conjunto danés sus imprecisiones.

El partido llegó al minuto 41 y Jorge Maqueda, correoso y combativo durante todo el duelo, firmó el enésimo empate del partido (18-18). España comenzó a fabricarse un ligero dominio gracias al primer tanto de Julen Aginagalde, pero no cuajó ni en sensaciones ni en guarismos. España, eso sí, era mucho más coral que una Dinamarca que buscaba la velocidad a la mínima ocasión. Mads Christiansen, a siete minutos del final, volvería a equilibrar el duelo (22-22, min 53) y Linderg impulsaría otra vez a los escandinavos. Pero Entrerríos  respondió pronto y empujó el partido a un minuto final donde Rivera, con su décima diana, esbozó una sentencia que evitó Mensah con el 24-24 a falta de 19 segundos. Y llegó Cañellas para remitirle a Francia, que arrolló a Eslovenia este miércoles, una cita en las semifinales. Y por el otro lado, la Catar de Valero Rivera, primer país asiático que llega tan lejos en un campeonato del mundo, contra la emergente Polonia.

Ficha del partido

24 – Dinamarca (11+13): Landin; Svan Hansen (1), Christiansen (2), Lauge (1), Mikkel Hansen (6), Eggert (6, 4p) y René Toft (1) -equipo inicial- Green (ps), Mensah Larsen (4), Mortensen (-), Spellerberg (-), Noddesbo (-), Lindberg (2), Mollgaard (-), Sondergaard (-) y Henrik Toft (1)

25 – España (11+14): Pérez de Vargas; Víctor Tomás (-), Maqueda (2), Gedeón Guardiola (1), Morros (-), Raúl Entrerríos (4) y Rivera (10, 5p) -equipo inicial- Sierra (ps), Rocas (-), Aginagalde (1), Ugalde (-), Andreu (-), Chema Rodríguez (-), Cañellas (5), Antonio García (2) y Dujshebaev (-)

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 4-4, 6-6, 8-9, 10-10 y 11-11 (Descanso); 14-13, 18-17, 18-19, 20-21, 23-22 y 24-25 (Final)

Árbitros: Geipel y Helbig (GER). Excluyeron por dos minutos a Mikkel Hansen (2) y Christiansen por Dinamarca; y a Morros, Cañellas y Ugalde por España.

Incidencias: encuentro correspondiente a los cuartos de final del Mundial de Catar 2015 disputado en el Lusail Hall de Doha ante unos 4.000 espectadores.