Santiago Solari
Santiago Solari, en su debut como entrenador del Real Madrid en la Champions League. EFE

El próximo lunes se cumplirán dos semanas del despido de Julen Lopetegui como entrenador del Real Madrid. Es decir, ese día expirará también el plazo de Santiago Solari como entrenador provisional del primer equipo, tal y como marca la reglamentación. El club deberá decidir si ratifica el ascenso o le devuelve a su puesto en el Castilla. “Estoy comprometido con este rol para un día o para una semana”, dijo el técnico argentino esta semana.

Hasta ahora, Solari ha dirigido al Real Madrid en tres partidos y ha ganado los tres. No han sido citas demasiado exigentes. Debutó en la Copa del Rey frente al Melilla, un equipo de Segunda B, con una goleada (0-4). Luego, en el Santiago Bernabéu ante el Real Valladolid, victoria sufrida (2-0), sellada en los últimos minutos. La última cita también fue un resultado abultado: 0-5 en campo del Viktoria Pilsen, uno de los equipos más débiles en esta fase de grupos de la Champions League.

El próximo domingo, apenas unas horas antes de que Florentino Pérez deba tomar una decisión sobre el futuro del banquillo, el Real Madrid visitará Vigo para enfrentarse al Celta. Se trata a priori del compromiso más complicado de los cuatro a los que debe enfrentarse el nuevo técnico, un examen final que coincide también con la llegada de un nuevo parón de Liga debido a los partidos de selecciones; es decir, de unos días de respiro que los clubes apurados suelen aprovechar para negociar relevos.

Sus decisiones: Vinícius, Courtois e Isco

Hasta ahora, Solari no ha tomado decisiones revolucionarias. La más reseñada ha sido la inclusión de Vinícius Junior, jugador al que había tenido a sus órdenes en el Castilla en cinco partidos. El joven talento brasileño jugó el partido completo en Melilla y ha intervenido en las segundas partes de los otros dos partidos. Sigue entrando en la dinámica del primer equipo de forma paulatina, aunque el proceso se ha acelerado respecto a los planes de Lopetegui.

La segunda decisión es la titularidad de Thibaut Courtois en la Champions League, que hasta ahora venía disputando Keylor Navas. El costarricense jugó el partido de Copa, mientras que el belga ha jugado los de Liga y Champions. Una distribución más tradicional respecto a las rotaciones que venía haciendo Lopetegui en la portería.

En defensa, las numerosas bajas no han dejado a Solari mucho margen para intervenir. En la delantera sigue apostando por Bale y Benzema, y en el centro del campo llama la atención la suplencia de Isco en los tres partidos. ¿Jugará el próximo domingo en Balaídos?