Nadal
Rafa Nadal hace un gesto triunfal en su partido de octavos en Australia ante Diego Schwartzman. EFE

Rafa Nadal se clasificó este domingo a cuartos de final del Open de Australia tras vencer al argentino Diego Schwartzman por 6-3, 6-7, 6-3 y 6-3 en tres horas y 51 minutos.

Nadal, que con esta victoria se asegura mantener el número uno del circuito pase lo que pase en las rondas finales del abierto, se enfrentará en cuartos de final al croata Marin Cilic, verdugo del español Pablo Carreño por 6-7, 6-3, 7-6 y 7-6.

En su tercera pelota de partido, con un golpe ganador de revés ante un segundo servicio de su oponente, Rafael Nadal rubricó su pase a los cuartos de final del Abierto de Australia por décima vez.

Impidió, así, que Diego Schwartzman pudiera emular a Guillermo Vilas, David Nalbandian y Juan Martín del Potro, los únicos jugadores argentinos que lograron pisar la antepenúltima ronda del Abierto de Australia en toda la Era Open.

"Diego es un gran jugador, además de un gran amigo", señaló a pie de pista Rafael Nadal. "Su inicio de temporada está siendo muy bueno y solo puedo desearle lo mejor", abundó.

Reconoció el número uno que ante el 'Peque' Schwartzman se vio realmente exigido por primera vez en este certamen. Y es que el español había liquidado sus tres anteriores compromisos sin mucha dificultad. Ni el dominicano Víctor Estrella Burgos (6-1, 6-1 y 6-1), ni el argentino Leonardo Mayer (6-3, 6-4 y 7-6), ni el bosnio Damir Dzumhur (6-1, 6-3, 6-1) pudieron arrebatarle un solo set.

Sí Diego Schwartzman, por primera vez en cuatro duelos, aunque eso no fue suficiente para apartar del cuadro individual masculino al campeón en 2009 y finalista en 2012, 2014 y 2017.

"Hoy he jugado más de tres horas a gran intensidad y eso es una buena noticia para mí", comentó Nadal. "Estoy un poco cansado, pero al mismo tiempo estoy feliz. Estoy convencido de que un partido como este me ayudará", sostuvo.

Nadal, que había ganado los tres anteriores duelos con Schwartzman sin ceder una sola manga, sí entregó en esta ocasión un parcial. Fue su adversario el que se llevó el desempate que decidió el segundo set, por 6-7 (4), para alargar la batalla en el Rod Laver Arena tras el 6-3 inicial.

Entonces el mallorquín, de 31 años y poseedor de 16 títulos de Grand Slam, recuperó la iniciativa. Con su victoria número 55 en el Abierto de Australia, confirmó su clasificación a cuartos de final y su permanencia en el primer puesto del ránking mundial en la próxima actualización de la lista, prevista para el lunes 29 de enero.