Rafael Nadal
El tenista español Rafael Nadal devuelve la bola en un partido. EFE / ARCHIVO

Los tenistas españoles Rafa Nadal y David Ferrer se enfrentarán en los cuartos de final del Masters 1.000 de Montecarlo después de sus victorias frente a Andrea Seppi (6-1, 6-3) y Grigor Dimitrov (6-4, 6-2), respectivamente, en una jornada que ha dejado las despedidas de Nicolás Almagro y Tommy Robredo.

El balear y el alicantino se enfrentarán por 27.ª vez en el circuito ATPSerá el vigésimo séptimo duelo entre Nadal y Ferrer en el circuito ATP, con clara ventaja del número uno mundial en el balance previo (21-5), especialmente sobre tierra batida.

La única victoria del alicantino sobre esta superficie llegó en Stuttgart 2004 y desde aquel torneo ha sufrido un rosario de derrotas, tres de ellas precisamente en Montecarlo en los años 2011 (final), 2010 (semifinal) y 2008 (cuartos).

Nadal, más entonado

Nadal inició el partido más fino que en su debut en el torneo contra Teymuraz Gabashvili y completó una actuación convincente que le permitió alcanzar dos números redondos: 300 victorias sobre tierra batida y 50 en el Principado. Solo once jugadores, desde que comenzó la Era Open, han logrado alcanzar la cifra de 300 victorias sobre la superficie de la tierra batida.

Con días así, con sol y el mar al lado, la energía es diferente y a uno le apetece más más jugar

Salvo un momento puntual de desconcentración en el segundo set, cuando cedió un 'break' con 4-2, el número uno mundial fue inalcanzable para su rival, que enseguida se vio 4-0 abajo en la primera manga. El manacorí cerró el primer set con un gran golpe paralelo, mientras el italiano ya sumaba 13 errores no forzados y no aprovechaba ninguna de sus siete bolas de 'break'.

Nadal dominó con total claridad también en la segunda manga y llegó a relajarse demasiado, encadenando una serie de errores que le llevaron a encajar su segundo 'break' del torneo. Sin embargo, reaccionó al instante quebrando el servicio de su adversario en el último juego del partido, que se alargó una hora y 14 minutos.

Sólido Ferrer

También fue convincente la actuación de Ferrer, que impuso la experiencia frente a su joven adversario. La energía inicial de Dimitrov empezó sorprendiendo al de Jávea (0-2), que enseguida reaccionó al compás de su derecha y encadenó cinco juegos consecutivos para procurarse el primer set.

El sexto cabeza de serie del torneo, que concluyó el partido con balance negativo de golpes ganadores y errores no forzados (15-17), se mostró muy superior en el segundo set frente al búlgaro, recientemente señalado por Nadal como el futuro dominador de la ATP y que trató de mantenerse a flote con su tenis talentoso. Sin embargo, no tuvo opción y acabó cediendo después de una hora y 36 minutos.

Robredo y Almagro, eliminados

En el capítulo de 'bajas' de la 'Armada', se despidieron tanto Tommy Robredo como Nicolás Almagro, el segundo sin llegar a jugar ante el suizo Stanislas Wawrinka. El murciano se despertó con un fuerte dolor en el pie izquierdo que incluso le impedía caminar con normalidad, tal y como explicó posteriormente, y decidió que era mejor no arriesgar.

Nico Almagro no llegó a jugar contra Wawrinka por un fuerte dolor en su pie izquierdo que le impedía hasta caminar

Wawrinka se medirá en cuartos de final con Milos Raonic, verdugo de Robredo en dos sets (6-4, 6-3). El de Hostalric ganó tres servicios en blanco durante la primera manga, pero falló en el decisivo décimo juego, cuando su rival se colocó con 0-40 a favor y no desaprovechó la oportunidad de apuntarse el parcial.

El 'cañonero' canadiense, que sumó siete 'aces' a lo largo del encuentro, aprovechó la inercia para colocarse 3-0 en el segundo set, una ventaja que supo rentabilizar para lograr el pase a cuartos en una hora y 13 minutos ante un rival que se despidió sin contar ni una sola bola de 'break'.

García-López gana a Berdych y reta a Djokovic

El serbio Novak Djokovic lo hizo de nuevo y con un contundente marcador de 6-0 y 6-1 ante el español Pablo Carreño, se plantó en los cuartos de final del Masters 1000 de Montecarlo, cediendo únicamente dos juegos.

Campeón de en Indian Wells y Miami en pista dura, Djokovic parece decidido a defender su corona en Montecarlo de forma autoritaria. Nada mejor que hacerlo venciendo a cuanto español le salga al paso. Primero lo hizo con Albert Montañés, en 45 minutos (6-1 y 6-0), y este jueves ante el verdugo del francés Gael Monfills en dos minutos más de lucha.

Y todo esto con las dudas que ha provocado la cinta de protección que lleva en una de sus muñecas. Dudas que despejó con autoridad en el primer enfrentamiento contra Carreño ante el que no concedió una sola oportunidad de rotura y al que robó su saque en cinco de las siete ocasiones de que dispuso.

Para llegar a semifinales, Djokovic deberá ponerse a prueba de nuevo contra otro de los componentes de la Armada española, Guillermo García López, que ya lleva ocho victorias seguidas, con título en Casablanca, y que derrotó al checo Tomas Berdych, quinto mejor jugador del mundo, por 4-6, 6-3 y 6-1, para lograr su mejor actuación en el torneo monegasco, y sus segundos cuartos en un Masters 1000, después de los de Shanghai en 2010.

Otro de los cuartos enfrentará al suizo Roger Federer, cuarto favorito, que arrolló al checo Lukas Rosol por 6-4 y 6-1 en menos de una hora, contra el francés Jo-Wilfried Tsonga, que superó al italiano Fabio Fognini por 5-7, 6-3 y 6-0.