Pedro fue la gran sorpresa de Del Bosque

Pedro Rodríguez,d, y el aleman Philipp Lahm,iz
Pedro Rodríguez,d, y el aleman Philipp Lahm,iz
EFE

"No me esperaba ser titular", confesaba Pedro al finalizar el encuentro ante Alemania. Pues lo fue, en detrimento de Torres.

Ni Cesc, ni Silva, ni Llorente. Del Bosque sorprendía a propios y extraños con la incorporación al equipo titular de Pedro. El seleccionador quería 'tirar' de su rapidez y velocidad para contrarrestar el poderío físico alemán. Y le salió a las mil maravillas.

Pedro, que hace unos años jugaba en Tercera división, fue de los mejores en el ataque español. Su movilidad volvió locos a los defensas y sus ocasiones metieron, más de una vez, el miedo en el cuerpo a los alemanes. Travieso como un chaval de su edad, sus diabluras en el campo no parecían tener fin. Siempre un incordio para los germanos, hizo de la banda derecha una pasarela de la que él siempre fue el protagonista. Tan bueno fue su partido, que mandó a la ducha a Boateng, sustituido a los 52 minutos por Jansen.

La euforia por su partizado bien se pudo teñir de drama, por la ocación fallada en lo que hubiera sido la sentencia española. Se fue sólo hacia la portería alemana y su fácil pase a Torres -ya en el campo- no lo vio, desbaratando una de las ocasiones más claras de 'la roja'.

Él lo sabía nada más acabar el partido: "Estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido. Yo he tenido una ocasión clara de gol pero me confíe. Hemos podido marcarles más goles", confesó.

A pesar de todo lo conseguido, a este canario aún le cuesta "creer" que está en el Mundial. "Si me dicen que estaría aquí, no me lo creo". Pues creételo, Pedro, esto no es un sueño. Ni tampoco que España esté en la final del Mundial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento