Novak Djokovic ha vuelto a demostrar su personalidad en el US Open, sobre la pista y fuera de ella. El tenista serbio se proclamó campeón el pasado domingo, al derrotar en la final al argentino Juan Martín del Potro, pero ahí no acabó su agenda en Nueva York.

En primer lugar, aún en el complejo de Flushing Meadows, Djokovic se volvió a ver las caras con el actor Gerard Butler, famoso por su interpretación de Leónidas en la película ‘300’, de Zach Snyder. Ambos repitieron la celebración que ya dio la vuelta al mundo en 2015, cuando Djokovic ganó su segundo US Open.

“This is Sparta!” (“¡Esto es Esparta!”), gritaron sosteniendo cada uno un asa del trofeo.

Horas más tarde, tras su merecido descanso, Djokovic cambió la copa por una bandeja repleta de donuts que repartió en una estación de metro de la ciudad. Su siguiente parada fue el American Museum of Natural History, en la calle 79, junto a Central Park.