Fórmula 1
Salida del GP de Azerbaiyán 2018 de Fórmula 1. EFE

La FIA y la Fórmula 1 se han propuesto tomarse en serio una de las grandes peticiones del público: faltan adelantamientos. La actual normativa en asuntos aerodinámicos es tan restrictiva que, muchas veces, los pilotos no pueden alcanzar a los que les preceden para adelantarles debido a la inestabilidad que provocan los flujos de aire cuando están muy cerca.

Por eso, tras la presentación que hicieron en el GP de Bahréin y después de dos semanas de estudio, el llamado Grupo de Estrategia de la Fórmula 1, la Comisión de F1 (los equipos) y el Consejo Mundial de los Deportes de Motor aprobaron bajo el sello de la FIA una serie de cambios en la normativa de 2019, que pretenden facilitar los adelantamientos:

  • Alerón delantero más simplificado, con mayor superficie.
  • Alerón trasero más ancho y más largo.
  • Tomas de freno más sencillas y sin apéndices.

Los pilotos llevaban tiempo detrás de este tipo de decisiones. La simplificación aerodinámica es una de las soluciones más obvias, pero también mas duras de tomar, para beneficiar el espectáculo: a mayor aerodinámica, menos adelantamientos. En la posición contraria se encontraban los representantes de los equipos, ya que los ingenieros tienden a primar más su trabajo que el de los pilotos.