La Conferencia Este todavía no tiene definido a ningún finalista después de que los Nets de Nueva Jersey derrotaran por 83-72 a los Cavaliers de Cleveland en su visita al Quicken Loans Arena.

Con este resultado, la serie está 3-2 a favor de Cleveland.

El partido no ofreció un buen baloncesto. Sólo el base Jason Kidd se salvó del mal juego al anotar 20 puntos con nueve rebotes, seis asistencias, cuatro recuperaciones de balón y dos tapones.

El partido fue malísimo, indigno de una semifinal de conferencia

"Quise hacerles ver a los compañeros que la eliminatoria no ha concluido y que debíamos salir a jugar el partido con la mentalidad de que íbamos a ganarlo", declaró Kidd.

"Salimos y tuvimos un gran comienzo, que fue la clave del triunfo", agregó.

Desacertados

Después de haber jugado un tercer cuarto en el que definieron el partido con un parcial de 30-20, que les dio una ventaja de 22 puntos, en el cuarto los Nets se hundieron por completo y sólo fueron capaces de anotar seis tantos al fallar 14 de los 15 tiros de campo que hicieron.

"Somos un equipo veterano, que hemos vivido esta situación antes", explicó Kidd. "Cada uno hizo su aportación y jugamos bien, aunque en el cuarto periodo no pudimos concluir de una manera positiva, pero aseguramos el sexto partido que era el objetivo".

El hundimiento en el ataque de los Nets no lo supieron aprovechar los Cavaliers, que estuvieron todavía mucho peor durante todo el partido y se quedaron con sólo 13 tantos (3 de 17 tiros de campo y 4 de 10 desde la línea de personal), lo que convirtió el partido en un pobre espectáculo deportivo que nunca se había vivido en una semifinal de conferencia.

Pero el triunfo sirvió a los Nets para forzar el sexto partido que disputarán el próximo viernes en su campo del Continental Airlines Arena.