Era uno de los favoritos antes del arranque y cumplió con los pronósticos. Debutante en la carrera, y en la tercera vuelta de tres semanas que afrontaba, el ciclista del Movistar Nairo Quintana se convirtió este domingo en el primer ciclista colombiano que gana el Giro de Italia, primer éxito ciclista de este país en una gran vuelta tras el de Lucho Herrera en la Vuelta de 1987. La corsa rosa concluyó en Trieste, tras 172 km desde Gemona del Friuli, con victoria al sprint para el esloveno Luka Mezgec, que le dio otro triunfo parcial al Giant-Shimano en una llegada masiva.

El esloveno Luka Mezgec le dio otro triunfo al sprint a la formación Giant-Shimano, una fábrica de hombres rápidos

Quintana, mejor joven de esta edición (apenas tiene 24 años), acabó por delante de su compatriota Rigoberto Urán (Omega Pharma, ya segundo en la pasada edición) y del jovencísimo italiano Fabio Aru (Astaná), el protegido de Vincenzo Nibali. El de Cómbita es el ciclista más joven que gana la prueba desde la victoria, sorprendente entonces, de Damiano Cunego en 2004.

Para el ciclismo español, más allá de que Quintana defienda los colores de una formación estatal, y después de la temprana retirada de Joaquim Purito Rodríguez por una caída durante la sexta etapa, la carrera transalpina concluye sin victorias parciales (por segundo año consecutivo) y con el conquense José Herrada como mejor clasificado ( 23.º, a casi 59 minutos).

Lo cierto es que la edición 97.ª del Giro de Italia, pese a unos arranques muy anglosajones con gran presencia de éxitos australianos y dominio del alemán Marcel Kittel y el galo Nacer Bouhanni en la velocidad, ha sido la más laureada para el ciclismo colombiano, ya que además del triunfo absoluto de Quintana han logrado cuatro etapas, dos del flamante ganador, otra (contrarreloj) con Rigoberto Urán y otra con Julián Arredondo, lo que hace un total de dieciocho triunfos parciales en la historia.

El Giro de la polémica en el Stelvio

Una edición marcada por la jornada del Gavia y el Stelvio, en la que Quintana accedió al liderato tras un ataque en un descenso donde un mensaje de radio corsa, otro de twitter y las banderas rojas que portaban alguna motos, generó confusión sobre la supuesta neutralización de ese tramo. En todo caso, Quintana voló en la ascensión final a Val Martello, donde dinamitó la general después de una primera semana compleja.

Me recuerda a Miguel Indurain, que te venía al final de la carrera con una fotografía muy precisa de todos los corredores

Este Giro es otro paso en la creciente carrera de un ciclista que acapara elogios de Eusebio Unzué, el manager del Movistar. "Es un gran analista, un buen compañero, tiene esas cosas que caracterizan a los líderes y una cabeza privilegiada, posee un gran motor y es valiente. Me recuerda a Miguel Indurain, que te venía al final de la carrera con una fotografía muy precisa de todos los corredores", recuerda Unzué. Quintana, pese a su edad, ya acumula 20 triunfos en su palmarés entre Italia, Francia, Argentina y España. No solo sube, también es un buen bajador y sabe leer la carrera en el llano. Un ciclista que rompe con el tópico del ciclista colombiano tradicional.

Timidez, una tez muy oscura, una amplia sonrisa y una diminuta figura encierran una fuerte personalidad, con coraje para alzar la voz no importa delante de quién". De nuevo ha vibrado Colombia con sus ciclistas, otra vez Nairo Quintana de primer ídolo nacional. Un hombre que, tan joven, solo sabe cuajar hazañas grandes. El Giro 2014 queda para la historia.

"Es para sentirse muy orgulloso de cómo se ha conseguido esta victoria, porque supone, además, la confirmación de un ciclista que está llamado a ser, ya lo es, una de las grandes figuras de este deporte, y que apunta a serlo durante muchos años. Ha sido un Giro muy largo. Parece que Belfast pertenece al año pasado. Han sucedido tantas cosas y tan intensas desde entonces... Salimos ya penalizados con aquella lluvia que nos retrasó más de lo debido; después las caídas en la primera semana que nos mermaron al equipo. Estuvimos purgando ocho y nueve días con la confianza de que podíamos recuperarnos para pelear la victoria. Lo logramos y en la parte final el equipo ha estado impresionante", analiza Unzué.