Nadal contra Federer, en cifras.
Nadal contra Federer, en cifras. GAMEZ KINDELÁN

Federer VS Nadal... y no hace falta decir más. Bienventurados aquellos que este viernes hallen en su bolsillo una entrada para Roland Garros. Allí se encontrarán a los cuatro mejores tenistas del mundo, unos contra otros: Rafa Nadal (número 2) contra Roger Federer (3) y a Novak Djokovic (1) ante Dominic Thiem (4).

Esta mañana (a partir de las 12.50 horas) vuelven a verse –y van 39 veces ya– Nadal y Federer, cada uno a un lado de la red, en una de esas rivalidades que balancean el planeta: o eres de Rafa (33 años) o de Roger (37). 15 años llevan dominando el mundo del tenis, completando Djokovic ese club inolvidable sin derecho de admisión para el resto de la raqueta.

Un análisis objetivo del partido lleva a una sencilla conclusión: Nadal es claro favorito para ganarlo porque se juega en tierra batida. Pese a perder los últimos 5 duelos con el de Basilea, sobre la arcilla parisina siempre triunfó Rafa, sin discusión.

Este curso, el mallorquín remontó la temporada de tierra poco a poco, emitiendo dudas preocupantes que llegaron a su fin en Roma. Allí, tumbó a Djokovic y el puñetazo en la mesa retumbó: volvía a ser favorito indiscutible para ganar en París. En su tierra preferida, apenas ha mostrado flaquezas, dejándose por el camino un set. Su exhibición de cuartos ante Nishikori sirvió como aviso a navegantes: quiere ya la duodécima Copa de los Mosqueteros.

Y enfrente, el mejor tenista de la historia, que superó su alergia de tres años a la tierra parisina para decidirse a probar suerte y, quién sabe, llevarse su segundo trofeo. Tampoco ha sudado Federer, que ha llegado a semifinales de Roland Garros jugando a lo Wimbledon: saque, volea y vuelta a empezar. Si logra imponer su ritmo, tendrá opciones de luchar por el partido. Por contra, si se atora y falla con su revés –la diana a la que apuntará Nadal constantemente–, no habrá historia. Más que ver el duelo, toca disfrutarlo. No nos quedan muchos más.