Muguruza desafía el récord de Serena Williams

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Abierto de Australia abre la veda del 'Grand Slam' este lunes con el número uno del mundo Andy Murray dispuesto a poner fin a su más antiguo fantasma, con la amenaza del dueño de Melbourne Park, Novak Djokovic, y las renovadas versiones de Rafa Nadal y Roger Federer, mientras que Serena Williams lidera la difícil quiniela del cuadro femenino en la que Garbiñe Muguruza busca su sitio.

El primer 'grande' de la temporada entra ya en juego con apenas una semana de competición y los tenistas aún buscando su forma. Los focos del cuadro masculino siguen sobre los dos mejores del mundo, una pelea que se adjudicó Murray en un trepidante final de la pasada temporada, para ser por primera vez en su carrera número uno.

El escocés sin embargo ya comprobó en Doha que Djokovic quiere volver por sus fueros tras una segunda mitad del curso pasado en la que no supo digerir el título en Roland Garros y la temprana eliminación en los Juegos Olímpicos. 'Nole' se llevó la primera batalla del año en Doha, volviendo a saborear un título cinco meses después y mandando un aviso a su rival en una dura final.

Así las cosas y con las espadas en lo alto, Sir Andy Murray llega a la escena del crimen con su mayor verdugo en la carrera del 'Grand Slam' deseoso de recuperar su trono. El británico ha cedido cuatro de sus cinco finales en Australia ante un Djokovic seis veces campeón, que se encuentra en su salsa en la asfixiante cita de Melbourne.

Como primer y segundo cabeza de serie, ambos sólo pueden verse en la final. En el camino sin embargo, Murray, a por su cuarto 'grande', goza de rivales más asequibles hasta que unos cuartos de final en los que esperarían Kei Nishikori o Roger Federer. Por su parte, 'Nole' comienza ya con un viejo conocido como el español Fernando Verdasco, a quien siempre ha mostrado sus respetos y quien le hizo sudar en Doha.

El madrileño fue quien se cargó a Nadal en la primera ronda del año pasado. El de Manacor, noveno cabeza de serie, llega con fuerzas renovadas tras una larga pretemporada después de renunciar al tramo final del pasado curso por sus problemas en la muñeca. Tras una buena adaptación en Brisbane, Nadal llega a un alto nivel competitivo.

El campeón en 2009, de la mano del exnúmero uno Carlos Moyà, tendrá dos partidos a priori asequibles, debutando ante Florian Mayer el martes, para coger ritmo de cara a rivales de batalla como Monfils o el creciente Zverev, o Milos Raonic ya en cuartos, compartiendo el balear lado del cuadro con el campeón Djokovic.

Además, la cita australiana supone el regreso de Federer tras su mayor ausencia, seis meses de recuperación por la recurrente lesión en su rodilla, como cabeza de serie número 17. Su compatriota y campeón del último US Open, Stan Wawrinka, es otro rival a batir en una quiniela que tiene a 10 españoles en búsqueda de dar guerra bajo la mirada de la capitana de Copa Davis, Conchita Martínez.

SERENA QUIERE DEJAR ATRÁS STEFFI GRAF

En el cuadro femenino, Serena Williams busca como Djokovic alargar su dominio hasta los siete títulos. La yanqui ha jugado dos partidos en los últimos cuatro meses y tiene un duro debut ante la suiza Belinda Bencic, pero sigue gozando de la vitola de favorita para alcanzar su 23º 'grande', lo cual le permitiría superar el récord de la Era Open de la alemana Steffi Graf.

La menor de las Williams cedió el número uno del mundo el pasado mes de septiembre en favor de Angelique Kerber, quien defiende título en Australia tras ganar en la final precisamente a la norteamericana. La alemana de nuevo apunta como mayor rival de Serena, una pelea final en la que aspira a estar la campeona el año pasado en Roland Garros, la española Garbiñe Muguruza.

La tenista nacida en Caracas dejó buenas sensaciones en Brisbane pero una lesión truncó su prometedor arranque. Ahora, en un primer 'grande' en el que no ha pasado nunca de la cuarta ronda quiere trabajar por una candidatura con muchas aspirantes, como también los son Simona Halep, Pliskova o Dominika Cibulkova. La también española Carla Suárez fue duda hasta el final por la lesión en el hombro que le ha mantenido inédita en este arranque de temporada.