Garbiñe Muguruza
Garbiñe Muguruza, en acción. USTA/GARRETT ELLWOOD

La tenista española Garbiñe Muguruza, número uno mundial, se retiró en primera ronda del Abierto de China que se disputa en Pekín, alegando problemas físicos durante el partido ante la checa Barbora Strykova.

Muguruza, también primera cabeza de serie en el torneo pequinés, había perdido el primer set por un claro 6-1, en el que ya avisó a su entrenador de que no se encontraba bien, y decidió abandonar la segunda manga cuando ésta discurría 2-0 en su contra.

La jugadora nunca se sintió cómoda en el partido, con constantes fallos no forzados, y abandonó el partido entre abucheos del público que se dio cita en el Centro Nacional de Tenis de Pekín.

"Tuve muchos problemas físicos, por una gripe que he cogido desde que pisé Pekín, por eso me he encontrado mal", señaló Muguruza en la rueda posterior al encuentro.

Quería darme una última oportunidad en la pista

La jugadora, que venció en la edición del Abierto de China en 2015, también destacó que durante el partido intentó no retirarse: "Quería darme una última oportunidad en la pista", destacó entre lágrimas.

La hispano-venezolana ya había mostrado molestias físicas en el muslo izquierdo la semana pasada en el torneo de Wuhan, también en China, en la derrota de cuartos de final frente a la letona Jelena Ostapenko.

Peligra el número uno

El número uno que ostenta desde hace un mes peligra ahora con su temprana eliminación.

La pelea está así: tras decir adiós en primera ronda, Muguruza saldrá de Pekín con 6.135 puntos, mientras Halep, Pliskova y Svitolina están en octavos con 5.590, 5,550 y 5.315, respectivamente.

Así, las cuentas son claras: las tres podrían superar a la tenista española si ganan el torneo. Incluso llegando a la final, dos de ellas también superarían a Mugu. A Halep le valdría con jugar la final siempre que no llegaran ni Pliskova ni Svitolina; y Pliskova empataría con Garbiñe si alcanza la última ronda y no lo hace ninguna de las otras dos.