Jose Mourinho.
Jose Mourinho. EFE

El Manchester United se ha metido en los octavos de final de la Liga de Campeones en el último minuto, gracias a un gol polémico de Marouane Fellaini -ya que se ayudó con la mano para acomodarse el balón antes de disparar-, que permitió al equipo inglés derrotar al Young Boys, dejando en la cuneta al Valencia.

El tanto del centrocampista belga dejó una de las imagenes de lo que llevamos de temporada, cuando Jose Mourinho se volvió totalmente loco a la hora de celebrar el gol, cogiendo el soporte que sujetaba las botellas de agua que había al lado del banquillo y lo reventó contra el suelo, para sorpresa de los presentes.