Los Mossos d'Esquadra y la Federación Catalana de Fútbol han abierto una investigación a raíz de la supuesta agresión racista que cometieron los miembros de un equipo de fútbol de Tercera Regional, durante un partido disputado el pasado sábado día 10 en Barcelona.

La Comisión Antiviolencia de la Federación Catalana de Fútbol (FCF) se reunirá para investigar la supuesta agresión sufrida por diez componentes del Rosario Central, un equipo de la regional catalana compuesto principalmente por futbolistas sudamericanos, en el partido que les midió al Bada Bing.

Por su parte, desde la página web de los Boixos Nois, se ha emitido un comunicado en el que se desvinculan de los incidentes, ante una presunta relación con el equipo agresor. "Boixos Nois no tiene ningún equipo de fútbol jugando en ninguna liga de tercera regional y desconoce por completo las noticias aparecidas en los medios de información donde se vincula nuestro nombre. Lamentamos la facilidad de uso de nuestra Peña por noticias que nada tienen que ver con ella, provocadas en este caso por la falta de contrastación de fuentes periodísticas", refleja el comunicado.

Según han denunciado los futbolistas agredidos, parte de los jugadores del equipo rival la emprendieron a golpes con ellos tras la expulsión de un compañero, por lo que sufrieron golpes que les causaron traumatismos, pérdida de conocimiento y cortes, mientras les insultaban por su origen.

Estamos reunidos para expresar nuestra inquietud por lo ocurrido y buscar respuestas por parte de la Federación para que no se repita

Según algunas fuentes, al parecer algunos de los integrantes del equipo Bada Bing podrían haber formado parte en el pasado de un equipo que se tuvo que disolver debido a incidentes parecidos. Por el contrario, Ernesto Sukerman, presidente del Rosario Central, después de mantener un encuentro con el presidente de la FCF, Ricard Campoy, ha asegurado que pedirán "explicaciones" por la ausencia de los Mossos ante una primera llamada en la que se alertaba de una fuerte discusión en el campo, pero que no se movilizaron hasta que no se realizó una segunda, en la que se alertaba de una pelea.

"Estamos reunidos para expresar nuestra inquietud por lo ocurrido y buscar respuestas y medidas futuras por parte de la Federación para que esto no se repita. Pediremos explicaciones a los Mossos d'Esquadra porque no acudieron y estamos a la espera de respuestas por parte de las instituciones", ha asegurado Sukerman.

El Club Atlético Rosario Central, formado por jugadores argentinos, uruguayos, marroquíes, bolivianos, ecuatorianos, paraguayos y catalanes, ha asegurado que la entidad había enviado una serie de correos electrónicos a la FCF solicitando protección policial ante el temor de que pudieran ser agredidos en este partido.

Piden sanciones ejemplares

El Movimiento contra la Intolerancia ha pedido a la Comisión Antiviolencia "la máxima aplicación" de las sanciones previstas en la Ley contra el Racismo y la Violencia en el deporte y ha urgido al Consejo Superior de Deportes (CSD) medidas de prevención en las categorías no profesionales del fútbol en España.

El peso de la justicia debe caer sobre este tipo de actitudes intolerables

La asociación ha pedido "la expulsión de la competición del equipo" que ha protagonizado los hechos, la "inhabilitación del club" y la imputación penal para "todos los que han participado en la agresión en sus diferentes niveles de implicación".

Por otra parte, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha asegurado que el consistorio se personará como acusación ante la causa judicial que se abra si se confirma el móvil racista de la agresión. "Nos personaremos porque estamos ante unas conductas que no se pueden tolerar. El peso de la justicia debe caer sobre este tipo de actitudes intolerables", ha dicho.

La Comisión Antiviolencia pide la expulsión del equipo

La Comisión Antiviolencia de la Federación Catalana de Fútbol (FCF) ha solicitado al Comité de Competición de este organismo la expulsión del campeonato de la Tercera Regional del FC Bada Bing.