Saúl Ñiguez y Marco Asensio recibieron en la segunda jornada de concentración con la Selección española una sorpresa que les ha hecho soltar alguna lagrimilla. Con motivo del Día del Padre, el jugador del Atlético y el del Real Madrid han escuchado los mensajes de sus padres, en el que hablaban de su infancia, su trayectoria y de cómo son como personas.

Los jugadores agradecieron el apoyo de su familia, tanto en el comienzo como en la actualidad, y se mostraron muy cariñosos al recordar cómo esa ayuda les ha influido para llegar a donde han llegado.

"Dicen que no han hecho sacrificios, pero todos sabemos que han hecho muchísimos. Cuando con 11 años vine a Madrid, mi padre viajaba todos los fines de semana a verme. Cuando mis hermanos se fueron a Valencia, mi padre los llevaba y los traía. Todos los santos días cogía el coche. Se ha arriesgado millones de veces a hacer locuras en la carretera por estar a mi lado. Que no diga que no sacrifica nada, porque sacrifica muchas cosas. Sobre todo el tiempo que no vuelve, y lo aprovechan en nosotros", dijo un Saúl que, como sus hermanos Aarón y Jonathan, hizo del fútbol su profesión.

"Tengo que reconocer que me he tenido que contener un poquito", admitía Asensio entre risas tras ver el vídeo del mensaje de su padre. "Eternamente agradecido, porque todo lo que ha hecho por mí y por mi hermano, ha sido algo tremendo y voy a parar porque me voy a emocionar", dijo Asensio, para quien su padre lo ha sido todo en su vida, especialmente desde que su madre murió.

La sorpresa se la dieron desde Pelayo Seguros, durante la presentación de la renovación del patrocinio con la RFEF hasta el Mundial de Catar 2022. En la campaña, titulada 'Los padres de la Selección', también participa Pedro Sampedro, progenitor de Amanda Sampedro, una de las futbolistas más conocidas de la Selección femenina.