Pau y Marc Gasol
Pau Gasol abraza a su hermano Marc en los prolegómenos de un partido. EFE

Ha habido muchos hermanos que han jugado juntos a muchos deportes, pero muy pocos pueden decir que han conquistado el título más importante del mismo. Lo habitual es que uno triunfe y el otro vaya a la zaga, por lo que lo logrado por Marc Gasol y Pau Gasol es un hito casi inédito en el deporte mundial, en general, y en el español, en particular.

El título de campeónes de la NBA que acaba de conquistar el '33' de Toronto Raptors hace que pueda mirar a los ojos, hasta cierto punto, a su hermano. Estar siempre a la sombra de Pau, el mejor jugador español de baloncesto de todos los tiempos, es una losa que ha llevado con resignación y mucho trabajo. Ahora que la carrera del mayor está entrando en su ocaso, ya que la edad no perdona, es cuando el mediano está gozando de las mieles del éxito.

Las comparaciones son inevitables, pero Marc tiene unas virtudes que Pau no tiene. Parecidos pero no iguales (el de los Raptors es un pívot puro, un 5; el de los Bucks, un ala-pívot, un 4), conforme han ido pasando los años el hoy campeón de la NBA ha ido creciendo en su juego. Hasta tal punto llegó su progresión que se vio forzado a salir de Memphis Grizzlies, pero no por la puerta de atrás, sino con todos los honores y su dorsal, retirado.

Marc y Pau Gasol ya pueden decir que son campeones de la NBA, pero el mayor sigue estando un paso por delante. Sus números le han colocado en el olimpo de los datos, como uno de los únicos cuatro jugadores en haber logrado al menos 20.000 puntos, 11.000 rebotes, 3.500 asistencias y 1.900 tapones en temporada regular.

El reto para Marc no ha acabado. Ahora que ha logrado su primer anillo, quiere ir a por el segundo, que si consigue hará que, ahora sí, pueda mirar de tú a tú a su hermano 'E.T'. Lo que parece harto difícil es verles de nuevo juntos en una cancha. El físico de Pau ya no le acompaña, lo que le ha hecho renunciar al Mundial de China en el que Marc no tendrá otro remedio que tirar de galones en la selección española. Un reto que asumirá con gusto.