La entrenadora de la golfista española Celia Barquín, asesinada este lunes, fue la encargada de comunicar a los padres de esta la muerte de su hija.

Christie Martens, que entrena al equipo femenino de golf de la Universidad de Iowa State (ISU), explicó al Ames Tribune que hacerlo "fue muy duro".

Sin embargo, relata, "significaron mucho para mí las palabras de su madre. Me dijo que Celia había sido feliz cada día que había pasado aquí y que si volviera atrás volvería a mandarla a Iowa State", aseguró.

El presunto asesino quería violar y matar a una mujer

El supuesto asesino de la golfista española había manifestado a otra persona su intención de violar y matar a una mujer, según reveló la Policía local de Ames, en el estado de Iowa (EE UU).

El comandante de la Policía de Ames, Geoff Huff, dio este martes una rueda de prensa en la que ofreció detalles sobre el suceso, cuya "investigación está abierta", sin precisar si Barquín sufrió algún tipo de agresión sexual.

Huff aseguró que el presunto autor de los hechos, Collin Daniel Richards, había expresado en los últimos días a otra persona que quería violar a una mujer: "La Policía encontró a otro individuo que habló de otro sujeto (Richards) que vivía en el bosque que había comunicado que tenía necesidad de violar y matar a una mujer".

Según la Policía, el sospechoso comunicó esas intenciones a una persona con la que compartía "residencia temporal", consistente en dos tiendas de campaña cercanas al campo de golf, durante un paseo por esa zona donde posteriormente fue asesinada Barquín.