Cuando Luis Enrique se presente ante los medios de comunicación para dar una convocatoria de la Selección o dar las pertinentes explicaciones antes o después de un partido, los periodistas ya saben que van a tener enfrente a una persona mucho más a la defensiva que en las épocas previas.

Ni Vicente del Bosque ni Julen Lopetegui fueron entrenadores de mantener confrontaciones con los periodistas, pese a que tanto a uno como a otro les arreciaron las críticas cuando el juego o los resultados no acompañaron. Luis Enrique dejó en Barcelona momentos que rozaron lo cómico. La mordacidad del técnico asturiano fue su arma y, a la vez, su escudo para que las palabras y cuestiones más o menos duras no le hicieran daño.

Momentos como cuando utilizó el apellido de Víctor Malo, de Diario Gol, para calificarle, o directamente acusar a la prensa de faltar al respeto hicieron que los periodistas que cubrían la actualidad del Barcelona entrasen en la sala de prensa Ricard Maxenchs con cierto temor.

"Si no os gusta mi estilo, me importa un bledo", dijo en su momento, y lo mantendrá ahora que tiene como principal labor inculcárselo a la Selección. A otro periodista que se le ocurrió preguntar por una charla del vestuario le respondió: "Te quedan 15 años en categorías inferiores, hasta que te subamos al primer equipo. Cuando seas jugador del primer equipo, entonces te enterarás de las charlas que da el entrenador".

A Luis Enrique 'le pone' este tipo de situaciones. También lo confesó en una rueda de prensa: "Deben ser mis genes gijoneses, pero a mi me va la adversidad". Pese a estas palabras, también hubo momentos de cierta complicidad y humor. Especialmente cómica fue su reacción cuando cazó a un periodista dormido en la rueda de prnesa.

"Alguno me recordará que tengo más canas, que estoy más viejo, que el cargo me ha desgastado muchísimo... Vosotros no os habéis mirado, pero si saco fotos de alguno de aquí de hace tres años y os veis ahora... No voy a hablar de kilos y demás, pero...", bromeó en una de sus últimas ruedas de prensa.