Xerdan Shaqiri celebra un gol frente al Manchester United.
Xerdan Shaqiri celebra un gol frente al Manchester United. EFE

El Liverpool se ha impuesto al Manchester United en Anfield (3-1), en un partido en el que los de Jürgen Klopp han sido muy superiores, aunque sólo han podido decidirlo en el tramo final del encuentro.

Desde el inicio, el conjunto local fue muy superior a los de Mourinho. De hecho, David de Gea hizo dos paradas descomunales en el arranque de encuentro, aunque no pudo hacer nada en el minuto 24, cuando Fabinho le puso una pelota de oro a Sadio Mané, para que este definiera con maestría.

El Manchester United apenas podía desplegarse, aunque un golpe de fortuna en el minuto 33 le permitió poner el empate, después de que un grave fallo de Alisson, al que se le escapó la pelota, dejara el cuero en manos de Lingard, que empujó a puerta vacía.

En el segundo tiempo Mourinho tomó todavía más precauciones, y pareció que con la entrada de Fellaini los red devils comenzaron a defender mejor. Sin embargo Klopp reaccionó con la entrada de Shaqiri, y el suizo cambió radicalmente el resultado del encuentro.

Con algo de fortuna, ya que sus dos remates pegaron en un rival y despistaron a De Gea, pero el ex del Stoke City anotó un gran doblete -el primer tanto en el minuto 73 y el segundo en el 80- para darle los tres puntos al conjunto red y permitirle mantener, una semana más, el primer puesto de la tabla clasificatoria.