LeBron James
Momento en el que LeBron James lanza a canasta para anotar los puntos decisivos del tercer partido del playoff de la NBA entre Cleveland Cavaliers y Toronto Raptors. EFE

El alero de los Cleveland Cavaliers LeBron James volvió a obrar el milagro. Una canasta sobre la bocina del alero de Akron dio a los Cavs la victoria (105-103) sobre Toronto Raptors y pone la eliminatoria con un claro 3-0 en las semifinales de la Conferencia Este de la NBA.

Ahora los Cavaliers pueden barrer la serie cuando el lunes se enfrenten de nuevo en el cuarto partido que se jugará en el mismo escenario del Quicken Loans Arena. Mientras, los Raptors, en tal caso, habrán sufrido de nuevo una decepción en la competición de los playoffs a manos de los Cavaliers, que por tres años consecutivo habrán sido sus verdugos.

Las estadísticas no favorecen a los Raptors después que 129 equipos que han estado 0-3 en una serie de playoffs jamás han podido remontarla.

Los Raptors se presentaban al inicio de la competición de playoffs como favoritos a luchar por el título después de haber concluido la temporada regular con la mejor marca de la Conferencia Este y la ventaja de campo. Pero James ha brillado de manera especial en la eliminatoria al ser protagonista en el primer partido, que el mismo robó a los Raptors en la prórroga, tuvo 43 puntos en el segundo y en el tercero volvió a ser decisivo.

James acabó el partido con 38 puntos, tras anotar 14 de 26 tiros de campo, incluido un triple de cuatro intentos, dio siete asistencias, capturó seis rebotes, recuperó dos balones y puso un tapón.

En la otra semifinal de Conferencia, Boston derrotó a Philadelphia (98-101) y también se ponen con un claro 3-0 a favor.