Joan Laporta
Joan Laporta durante el pasado torneo de tenis Conde de Godó. GTRES ONLINE

El abogado Joan Laporta, aspirante a la presidencia del FC Barcelona, ha asegurado que en los últimos meses se estuvo "cargando de razones" para no concurrir a las elecciones, pero el apoyo de los aficionados culés que le decían 'vuelve y arréglalo' le animó a dar el paso al frente.

"Me estuve cargando de razones para no hacerlo y esperar a que saliese alguien honesto y que presentase un buen proyecto, con carácter para ser presidente del Barcelona y que fuese valiente y prudente cuando fuese necesario, con sentido de la responsabilidad, pero no lo he encontrado. Al ver que esta persona no salía, pensé que debía volver a hacerlo", ha dicho Laporta en una entrevista concedida a EFE.

Sobre si el triplete del Barcelona bajo el mandato de Josep Maria Bartomeu le ha restado posibilidades en las elecciones del 18 de julio, Laporta ha asegurado que él ya dijo a los suyos que el Barcelona "lo ganaría todo" esta temporada.

Han pasado años y hay mucha gente que me ha seguido dando apoyo

"El Balón de Oro a Cristiano y que este desafiase a Leo hicieron que Messi se pusiera las pilas y se echara el equipo a sus espaldas. Además, tuvo un cabreo con el entrenador y se puso en ese modo ganador que lleva dentro", ha recordado.

Laporta considera que el plano deportivo no le ha empujado ni frenado en su decisión, todo lo contrario a las muestras de apoyo que dice que ha recibido cuando socios y seguidores del Barcelona le han dicho durante estos últimos años: "Gracias y vuelve. Vuelve y arréglalo", ha rememorado.

"Una de las cosas que me han condicionado a dar el paso era valorar esto; que han pasado años y hay mucha gente que me ha seguido dando apoyo", ha dicho.

"A pesar de haber ganado el triplete, hay algo en estos últimos gestores que no han sabido cómo llegar al corazón de los culés, quizá porque han mentido. Y la mentira ha tenido la consecuencias de que el Barcelona está procesado por corrupción y delito fiscal", ha señalado.

De su máximo adversario en la lucha por la presidencia (Josep Maria Bartomeu), según las encuestas de los últimos meses, Laporta ha dicho que no tiene capacidad de gestionar y ha recordado que en los primeros años del mandato que inició en 2003 tuvo que destituirlo como responsable del baloncesto.

"Después de adoptarse una decisión en la junta, salió junto a mí en la sala de prensa y me contradijo ante los medios. No respetó la decisión de la mayoría. Le retiré las funciones", ha recordado.

"Bartomeu no tiene capacidad para gestionar. No sabe gestionar un modelo sostenible. Ha estado improvisando y dando tumbos y, afortunadamente, el equipo se puso las pilas. La atribución de los éxitos deportivos es en un 80% a los jugadores. Este triunfo para Bartomeu, Rosell y compañía ha sido una liberación, más que un motivo de celebración, porque con este triplete han podido enmascarar su mala gestión", ha insistido.

Vender experiencia

Laporta ha salido a la palestra para volver a la presidencia con una idea clara: vender experiencia y poner nombres encima de la mesa, además de cargar contra la gestión de Bartomeu, a quien asocia a Sandro Rosell, especialmente en dos problemas con los que tiene que lidiar el Barcelona: en los casos de la sanción de la FIFA sin poder fichar y en la contratación de Neymar, en la que el club está imputado.

Durante mi época tuve que intervenir en un fichaje en el que Rosell ya quiso establecer un modelo de contratación como el de Neymar

"Durante mi época tuve que intervenir en un fichaje en el que Rosell ya quiso establecer un modelo de contratación como el de Neymar. Tiene una manera de hacer que genera mucho riesgo. Tuve que impedir un fichaje que introducía una serie de variables que desde el punto de vista legal generaba muchas dudas y le dije que si hacíamos las cosas como él decía hubiésemos acabado en el trullo", ha relatado, sin dar a conocer el nombre del jugador contratado.

Acerca de las críticas vertidas por salir a la arena electoral sin programa y exhibiendo solo carisma, Laporta ha sentenciado: "Hemos renovado energías y mejorado el modelo, gracias a la experiencia que hemos acumulado como presidente. Estamos llevando el ritmo de esta campaña. Si tuviésemos que seguir el ritmo de los otros, iríamos parados y tristes".

Del juego sucio que ya empieza a rodear a la campaña, por las acusaciones cruzadas, ha observado lo siguiente: "Yo no juego sucio. Nunca he jugado sucio. Estoy centrado en mi propuesta. El juego sucio me lo llevan haciendo más de cinco años. No espero que dejen de hacerlo. Me ha curtido. En las mentiras que me han lanzado, he ganado todas las batallas en los juzgados".

"Ellos intentarán continuar esta táctica. Como ellos están procesados por corrupción, por delito fiscal, por apropiación indebida y hay ahora una querella por estafa... Es para decir, ¡menudos son! Intentan poner a todos en el mismo saco, una táctica ya histórica de según quienes, ya que estos representan muy bien al 'neonuñismo'", ha añadido.

A pesar de asegurar que no sigue la campaña de Bartomeu, ni del resto de rivales, el reciente expresidente sigue siendo el centro de sus críticas, sobre todo por los casos de Neymar y FIFA.