Kyrgios manda callar al público de Acapulco
El tenista australiano Nick Kyrgios manda callar al público durante su partido contra el serbio Novak Djokovic, en la ronda de cuartos de final del Abierto Mexicano de Tenis, que se celebra en Acapulco. El jugador oceánico ganó el encuentro 7-6 (11/9) y 7-5. José Méndez / EFE

Nick Kyrgios vuelve a ser protagonista y, una vez más, lo es por una salida de tono. El polémico tenista, que el año pasado fue sancionado por simular una masturbación en un partido, volvió a las andadas en el ATP 250 Delray Beach Open de Estados Unidos.

Lastrado por unas molestias en la rodilla, Kyrgios quedó eliminado a las primeras de cambio tras caer en octavos de final ante el moldavo Radu Albot, actual número 82 del ranking mundial, por 6-2, 3-6 y 6-3. No obstante, el resultado fue lo de menos

Además de perder, el australiano volvió a mostrar un comportamiento impropio de un deportista profesional, pues se encaró con el público y recibió varios avisos del juez de silla. Su comportamiento, que incluyó un baile al ritmo de Michael Jackson durante una de las pausas, le llevó a sentir el desprecio de los aficionados, que se volcaron con Albot.

"Claro que dije un taco, todos lo hacemos, pero hubo un tipo que no paraba de recriminarme y encima luego se chivaron al juez de silla", afirmó enfadado tras el partido. Además, aseguró que "hay gente que dice que no me esfuerzo al máximo y se enfadan. Me dicen que se han gastado dinero por venir a verme y no lo hago bien. Yo no obligo a nadie a que pague para venir a verme".