Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo, en el Juventus - Ajax. EFE

El equipo revelación de la Champions League, el Ajax, dio de nuevo la campanada, esta vez en campo de la Juventus (1-2). Los italianos, que partían con una ligera ventaja tras el empate (1-1) de la ida, se adelantaron por medio de Cristiano Ronaldo pero Van de Beek y De Ligt dieron la vuelta a la eliminatoria.

Van de Beek firmó el empate a los 34 minutos y Matthijs de Ligt dio el triunfo a los 67, premiando una exhibición en la segunda parte en la que el triunfo pudo ser por una diferencia mayor si no llega a ser por las intervenciones del portero Szczesny.

Tras sufrir mucho ante las rápidas combinaciones del Ajax en Amsterdam, Allegri pidió a su equipo presionar con intensidad y apostó por Dybala de titular, al que colocó constantemente en la posición de De Jong, para dificultar su salida de balón. También Pjanic avanzó mucho su posición en fase de presión y el Juventus marcó su territorio en la fase inicial ante un Ajax que tardó más de veinte minutos antes de empezar a sacudirse y que, además, perdió a Mazraoui tras apenas 7 minutos por lesión.

Reacción holandesa

En un saque de esquina lanzado por Pjanic, CR7 se liberó de De Ligt y fulminó al meta Onana de cabeza. Pese a tener unos minutos de tensión, el Ajax logró reaccionar y, seis minutos después, consiguió igualar el resultado. Ziyech lo intentó con un disparo desde los 20 metros que, tras un rechace de la defensa, llegó a Van De Beek para que este lo ajustara al poste y silenciara al Juventus Stadium.

La Juve, con Kean por el lesionado Dybala, salió con confusión en la reanudación, ante un Ajax que, animado por la trascendental diana lograda en la primera mitad, dio muestra de toda su clase y organización táctica, con unas combinaciones que asustaron tremendamente a los turineses. Un juego espectacular que creó tres grandes ocasiones en el primer cuarto de hora. La primera la tuvo Ziyech, quien perdonó desde dentro del área ante el meta polaco Wojciech Szczesny. La segunda fue para Van De Beek, con un derechazo a la escuadra desde fuera del área parado por el portero, mientras que la tercera fue cortada por Pjanic, cuando Ziyech iba a cerrar una gran triangulación impulsada por Neres y preparada por Tadic.

Dominaba el Ajax y los avisos anteriores fueron el preludio del gol. En el minuto 67, Schone colgó un saque de esquina y De Ligt fulminó a Daniele Rugani y a Álex Sandro para cabecear y enviar el balón al fondo de las mallas (1-2). Fue un golpe psicológico para la Juventus, cuya reacción fue más impulsada por el nerviosismo que por la atención táctica. Y el Ajax seguía fiel a su tradición: el juego. A base de talento, organización y técnica, el equipo de Ten Hag apenas sufrió defensivamente y siguió creando grandes oportunidades de gol.

Neres perdonó en el 74, Ziyech vio como el colegiado le anulaba el posible tercer tanto por fuera de juego, pero eso no manchó una noche histórica para el Ajax, que pone rumbo a semifinales y que no se pone límites. Fue un disgusto tremendo para la Juventus, que se fue de un estadio que se quedó casi vacío en los últimos minutos. La imagen final de la derrota fue la amarilla a Cristiano, frustrado por una eliminación europea que no sufría desde 2015.

El Ajax regresa a semifinales 22 años después. Se enfrentará al ganador de la eliminatoria entre Tottenham Hotspur y Manchester City (1-0 en la ida).