Julen Guerrero
Julen Guerrero, seleccionador español sub16, junto a su hijo, Julen Jon. SeFutbol

Julen Guerrero, ex delantero del Athletic de Bilbao, lleva unos meses en el cargo de seleccionador sub16. El que fuera uno de los grandes arietes del fútbol español es el encargado de descubrir y apostar por jovencísimos talentos que pueden despuntar en un futuro, y mantener así el flujo de talento que avance en la escalera hacia la élite.

A finales de octubre, la Ciudad del Fútbol de Las Rozas acogerá una concentración de la selección española sub15 y Guerrero ha confirmado la lista de 24 futbolistas, entre los que hay algunos apellidos ilustres como el del colchonero Marcos Denia, hijo de Santi Denia, o el de su propio hijo, Julen Jon.

En el hijo menor de Guerrero hay muchas esperanzas puestas. Está considerado una de las grandes perlas de futuro del fútbol español, y desde muy niño despuntó a base de goles y juego. A sus 14 años, acaba de fichar por el Real Madrid después de la mudanza de la familia a la capital desde Málaga por los estudios de la hija de la familia.

Para los blancos, la noticia del traslado de los Guerrero Landabaso fue todo un acontecimiento. Gracias a ello le dieron el argumento perfecto a su padre para que, finalmente, se hicieran con sus servicios, ya que llevaban tiempo siguiendo al chaval para incorporarle a la 'Fábrica' blanca. El Real Madrid sólo era uno de los equipos que había enviado ojeadores al Málaga, ya que varias instituciones de primer nivel en España se habían fijado en él. Con apenas siete años entró en las categorías inferiores del equipo andaluz, antes de dejarlo en dirección a Valdebebas.

El propio Athletic también quiso hacerse con él, pero como explicó su presidente Urrutia no pudieron ficharle ya que la familia no quería trasladarse a Bilbao a corto plazo.

Tras media campaña en el Infantil A, forma parte del Cadete B que entrena Raúl González. Bajo el mando del mítico '7' blanco, ya ha conquistado su primer trofeo como jugador blanco, y ante el Barcelona.

Julen Jon juega en una posición algo diferente a la de su padre. Le gusta quedarse detrás de los delanteros, y su perfil es más cercano al de un mediapunta o un mediocentro ofensivo con buena llegada. Zurdo, pero con buenas capacidades en ambas piernas, de él destacan su capacidad goleadora y su facilidad para asociarse con sus compañeros.