Neymar, futbolista del PSG.
Neymar, futbolista del PSG. EFE

Un tribunal compuesto por tres jueces será el que finalmente juzgue a Neymar y al presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, por delitos de corrupción y estafa en el fichaje del delantero al fondo brasileño DIS, que tenía un 40% de sus derechos federativos en el momento de su traspaso del Santos al Barça.

DIS solicita por este delito 5 años de cárcel para Neymar y para su padre, así como para Bartomeu y Sandro Rosell, ex presidente del club azulgrana, quien se encuentra en prisión preventiva. Además, la acusación particular ha solicitado una multa de 195 millones de euros al club.

Por su parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pide 2 años de cárcel y 10 millones de euros de multa para Neymar y 5 años de prisión para Rosell, que también será juzgado en febrero por otra causa que lleva la Audiencia Nacional sobre blanqueo de la Confederación Brasileña de Fútbol.

El ministerio público, que no acusa a Bartomeu, reclama asimismo 8,4 millones de euros de multa para el Barcelona y 7 millones para el Santos brasileño, de donde provenía Neymar cuando fue fichado por el Barça en 2013.

También solicita 2 años de cárcel para el padre de Neymar y 1 año para su madre, ambos por el delito de corrupción en los negocios, el mismo que le imputa al hijo, y pide asimismo una multa de 1,4 millones de euros para la empresa familiar N&N.

Según el fiscal, en esta causa, conocida como el 'caso Neymar 2', Rosell acordó con el padre del jugador ocultar el coste real del jugador, que después se supo había ascendido a 83 millones de euros.