Inglaterra - Camerún
Las jugadoras de Camerún protestan a la árbitra china durante su partido contra Inglaterra. EFE

Las jugadoras de Camerún protagonizaron una escena insólita este domingo, en el partido de octavos de final que perdieron (3-0) ante Inglaterra en la Copa Mundial femenina. Las futbolistas amagaron con retirarse como protesta por una decisión adoptada tras la intervención del VAR.

Inglaterra, que ganaba ya 1-0, marcó el segundo gol por medio de White en los últimos minutos de la primera mitad, pero la árbitra lo anuló a instancias de su asistente por fuera de juego. Sin embargo, en la sala del VAR revisaron la jugada y comprobaron que la posición era correcta, por lo que el gol fue concedido de manera automática (en las llamadas jugadas “geográficas” no es necesario que el árbitro revise las imágenes en el monitor a pie de campo).

Las jugadoras de Camerún no aceptaron la decisión, se reunieron en el centro del campo y se negaron a poner el balón en juego. Sólo lo hicieron unos minutos después, tras un largo diálogo con la árbitra, la china Liang Quin, y la propia capitana camerunesa, Gabrielle Onguéné.

Las protestas continuaron en la retirada a vestuarios con motivo del descanso, y se reanudaron en el segundo tiempo, cuando se anuló un gol a Camerún también con intervención del VAR. El juego volvió a estar detenido durante varios minutos por culpa de las protestas.