Derrota del Joventut
Nico Lapravittola y Sergi Vidal se lamentan tras una derrota del Joventut. EFE

El Joventut de Badalona vivirá este jueves (20 horas) la junta de accionistas más trascendental de sus casi 90 años de historia, en la que su presidente, Juanan Morales, podría proponer a los accionistas la disolución del club ante la falta de liquidez de la entidad.

Baspenya, el accionista mayoritario con el 24% de las acciones de la sociedad anónima deportiva (SAD), tendrá la última palabra en una asamblea que se prevé tensa y a la que el consejo de administración se presenta sin mucho margen de maniobra después de los últimos acuerdos tomados por el Ayuntamiento de Badalona.

Morales expondrá a los accionistas estos acuerdos y la situación económica del club, sin liquidez desde principios de año debido a que no han llegado los ingresos tanto públicos como privados comprometidos en su presupuesto.

El Ayuntamiento de Badalona aprobó este martes de urgencia una subvención de 450.000 euros -inicialmente anunció que serían 750.000 de los 900.000 que recibe anualmente el club desde 2002- por parte de la fundación Badalona, capital europea del baloncesto.

El consistorio incluyó, para poder conceder la subvención, una cláusula inédita hasta ahora y difícil de cumplir dada la complicada situación económica de la Penya: la presentación de un aval por la cantidad dada, para asegurar que ese dinero se destina realmente a su cometido, financiar el baloncesto base y no al equipo profesional.

El club no tiene liquidez para pagar las nóminas de sus jugadores y empleados ya que tampoco ha ingresado las tres primeras mensualidades -240.000 euros- del patrocinio de 800.000 euros anuales acordados con el ayuntamiento ni otras cantidades de empresas privadas.

El consistorio les exige, para hacer efectivas las transferencias, las facturas que justifiquen los pagos de 450.000 euros recibidos de la fundación en los años 2014 y 2015 destinados al mantenimiento del Palau Olimpic y al baloncesto base.

Algunas de esas facturas ya han sido presentadas y el club tiene aún tres meses para presentar el resto, pero el interventor municipal a día de hoy no ha dado la autorización para que se hagan efectivas y el dinero sigue sin llegar.

La concesión de la subvención por parte de la fundación Badalona, capital europea del baloncesto, evidenció la falta de unanimidad de los diferentes grupos municipales del consistorio badalonés. Esta fue aprobada con 12 votos a favor y 14 abstenciones.

La alcaldesa de Badalona recriminó a los representantes del PP, PSC, Ciutadans e ICV su abstención después de que sus representantes en el patronato de la fundación votaran a favor de la concesión de la subvención al Joventut.

Especialmente crítico con la subvención al Joventut fue el portavoz de Iniciativa per Catalunya, Álex Mañas, que se mostró contrario a que el 97% del canon que Sacresa paga a la fundación por los terrenos públicos donde construyó el centro comercial Magic Badalona vaya destinado a la financiación del Joventut.

El ayuntamiento badalonés quiere una fiscalización exhaustiva de todo el dinero que el Joventut de Badalona recibe de las arcas municipales para seguir cumpliendo con los diferentes pagos y se plantea la disolución de la fundación Badalona capital europea del baloncesto.