Oblak, portero del Atlético
Oblak volvió a ser salvador para el Atlético de Madrid. En la imagen, un partido de Liga ante la Real Sociedad EFE

Jan Oblak volvió a ser salvador del Atlético de Madrid en el encuentro que los rojiblancos empataron de manera heroica ante el Arsenal en el Emirates Stadium.

Con un hombre menos desde el minuto diez de partido, el conjunto del Cholo Simeone vivió un auténtico asedio del equipo de Wenger que, en la primera parte, prácticamente vivió en area colchonera.

La solida defensa del Atlético demostró una vez más su valía, capitaneada por un auténtico seguro bajo palos. Jan Oblak protagonizó paradas imposibles y dio vida al equipo madrileño para seguir soñando con Lyon tras un inicio de partido que les hizo temer lo peor.

Cabezazo de Ramsey

La parada que quedará para el recuerdo se la hizo a Aaron Ramsey. Voló Oblak para detener un cabezazo perfecto cruzado del delantero gunner, que solo, remató a placer pero se encontró con uno de los porteros en mejor forma del mundo.

Una mano salvadora y a la vez espectacular que podía haber puesto de nuevo la eliminatoria del lado inglés, minimizando la épica del gol que minutos antes había logrado Griezmann para conseguir un magnífico resultado en el Emirates dadas las circunstancias.

Al término del encuentro, en los micrófonos de beIN Sports, el portero no quiso mojarse sobre su futuro y, además, tiró de humildad y discurso de grupo: "Todos hemos trabajado mucho", aseguró el meta tras un encuentro, otro más, colosal del esloveno.

Sus compañeros, sin embargo, no desaprovechan la ocasión para ponerle por las nubes: "Es el mejor portero del mundo, y no lo digo porque sea mi compañero", dijo Antoine Griezmann.

Su continuidad, en el aire

Junto a la sombra que el portero deja en cada vuelo salvador, acompaña también la de su futuro. El Atlético quiere, lógicamente, retener a un guardameta que en la actualidad está entre los tres mejores del mundo y en una forma espectacular.

Él no se moja y su continuidad es una incógnita. Hasta que llegue la resolución al culebrón, el equipo rojiblanco, que ha tenido en los últimos años a excelentes porteros cuidando su área (De Gea, Courtois), se siente muy seguro con su efectividad.