Dos partidos de clausura en San Siro por los gritos racistas en el Inter-Nápoles

Mauro Icardi, delantero del Inter de Milán.
Mauro Icardi, delantero del Inter de Milán.
EFE

El Inter de Milán será sancionado por los gritos racistas en el partido contra el Nápoles de este miércoles. El Inter deberá disputar dos partidos a puerta cerrada en su estadio y uno más con la ‘curva nord’ clausurada; es decir, el sector del recinto en el que se ubican sus hinchas violentos.

Tras el partido, se produjeron graves incidentes alrededor del estadio de San Siro, en los que un hombre murió atropellado por una furgoneta. Además, cuatro personas resultaron apuñaladas en los enfrentamientos entre aficionados violentos de ambos equipos.

Aún se desconoce quién conducía el vehículo que acabó con la vida de Daniele Belardinelli, de 35 años, según informó la jefatura de Policía de Milán.

“Ya basta. Lo que ha sucedido estos días es intolerable”, ha dicho el presidente de la Federación Italiana de Fútbol, Gabriele Gravina. “Hay que poner el fútbol a salvo de quienes lo utilizan como un instrumento para crear tensión”, ha dicho el directivo, que condena “todas las formas de violencia, física y verbal”.

Sanción a Koulibaly

Durante el partido, además, se produjo un episodio racista con Koulibaly, defensa negro del Nápoles, que fue objeto de insultos. Al acabar el partido, el defensa utilizó twitter para referirse a lo ocurrido: "¡Lamento la derrota y sobre todo haber abandonado a mis hermanos! Pero estoy orgulloso de mi color de piel. De ser francés, senegalés, napolitano: hombre".

Koulibaly también ha sido sancionado con dos partidos: uno por ser expulsado (vio dos tarjetas amarillas) y uno más por menospreciar al árbitro aplaudiéndole.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento