Marc Gasol
Marc Gasol, en acción. EFE

El base Mike Conley surgió con una penetración perfecta a canasta cuando faltaban 0,6 décimas de segundo para concluir el partido y anotó los dos puntos que permitieron a los Grizzlies de Memphis ganar 92-90 a los Spurs de San Antonio.

Por segunda noche consecutiva, los Spurs, que jugaron sin el escolta argentino Manu Ginóbili, baja por al menos tres semanas, vieron como el equipo rival les ganaba el partido con el último tiro.

Marc Gasol también realizó una gran labor de equipo al aportar 16 puntos y siete rebotes

La noche anterior lo hizo el pívot Chris Bosh que a falta de 1,9 segundos anotó un triple y los Heat de Miami ganaron por 86-88 en el AT&T Center, de San Antonio.

La acción de Conley, que lideró el ataque de los Grizzlies al conseguir 23 puntos, completó la remontada de Memphis que había estado siempre por detrás en el marcador desde el parcial de 18-16 al final del primer cuarto.

La victoria fue la tercera consecutiva de los Grizzlies (50-24), que empatan la mejor marca de su historia y han logrado 12 triunfos consecutivos en su campo del FedExForum, de Memphis.

Aunque Conley fue la gran estrella y figura del partido al conseguir los cinco últimos puntos que anotaron los Grizzlies, el base-escolta reserva Jerry Bayless se consolidó como el sexto hombre del equipo al aportar 17 puntos, segundo máximo encestador.

Mientras que el pívot español Marc Gasol también realizó una gran labor de equipo al aportar 16 puntos y siete rebotes en los 35 minutos que jugó.

Gasol anotó 6 de 14 tiros de campo y 4-4 desde la línea de personal, cuatro de los siete rebotes fueron defensivos, repartió cuatro asistencias, recuperó dos balones y puso un tapón.

El jugador de Sant Boi no permitió que los hombres altos de los Spurs, el pívot francés Boris Diaw, que salió en el puesto del veterano Tim Duncan, que tuvo descanso, y el brasileño Tiago Splitter, fuesen factor ganador.

Utah amenaza a los Lakers

De nuevo el poder del pívot Al Jefferson y el liderazgo del base Mo Williams confirmaron que los Jazz de Utah son un equipo ganador al imponerse por 112-102 a los Trail Blazers de Portland.

Jefferson aportó un doble-doble de 24 puntos, 10 rebotes, dos tapones, dos asistencias y dos recuperaciones de balón, que permitieron a los Jazz (39-36) conseguir el quinto triunfo consecutivo y quedarse solos en el octavo puesto de la Conferencia Oeste, que les da derecho a estar en la fase final.

Noche emotiva para Calderón

La vuelta del base José Manuel Calderón por primera vez al Air Canadá Centre desde que el pasado 30 de enero fue traspasado a los Grizzlies de Memphis y luego a los Pistons de Detroit sirvió para que viviese una noche "única" llena de grandes emociones y también acompañada de un triunfo.

Calderón, que jugó siete temporadas y media con los Raptors, fue recibido con una gran ovación por los seguidores de Toronto.

El base de Villanueva de la Serena guió a su equipo en la victoria por 98-108, al aportar 19 puntos y repartir nueve asistencias.

Calderón brilló de manera especial al jugar 43 minutos y dirigir a la perfección las acciones ofensivas de los Pistons, que rompieron una racha de tres derrotas consecutivas.

Ricky, bien en asistencias

La combinación del pívot montenegrino Nikola Pekovic y del base español Ricky Rubio fue la perfecta y la clave de la victoria que los Timberwolves de Minnesota lograron al imponerse 110-100 a los diezmados Celtics de Boston.

Pekovic estuvo imparable en el juego bajo los aros y dentro de la pintura al conseguir 29 puntos sin que la defensa de los Celtics pudiese controlarlo.

Mientras que Rubio, aunque no tuvo su mejor toque de muñeca, si se encargó de dirigir a la perfección el juego de los Timberwolves y aportó nueve puntos y 10 asistencias, que lo dejaron como otro factor ganador en la victoria de los Timberwolves.

Rubio jugó 35 minutos en los que anotó 2 de 11 tiros de campo, falló los dos intentos de triple que hizo, y acertó 5 de 6 desde la línea de personal, capturó tres rebotes, recuperó dos balones y perdió otros dos.

Junto a Pekovic y Rubio, el alero ruso Andrei Kirilenko fue el jugador más completo de los Timberwolves al aportar 17 puntos, nueve rebotes y cinco asistencias.