A falta de emociones mayores, en una escapada de trece corredores de la decimosexta etapa de la Vuelta a España se produjo una pelea, con intercambio de manotazos, entre el italiano Gianluca Brambilla (Omega Pharma) y el ruso Ivan Rovny (Tinkoff-Saxo).

Brambilla le había recriminado a Rovny que fuese en las primeras posiciones de la escapada sin colaborar

Un lance que desperezó la carrera cuando se afrontaba el exigente Puerto de San Lorenzo. Al parecer, Brambilla le había recriminado a Rovny que fuese en las primeras posiciones de la escapada sin colaborar y le ha agarrado por la parte de atrás del sillín.

A partir de ahí, los dos corredores intercambiaron algunos golpes mientras seguían pedaleando ante la mirada de un jurado técnico que, según explicó desde la moto de Televisión Española, se llegó a dirigir al periodista Juan Carlos García para ver quiénes habían sido los implicados.

Brambilla llegó a atacar junto a su compatriota De Marchi (Cannondale) y los dos coronaron San Lorenzo. Cuando ya afrontaban los primeros kilómetros de La Farrapona, última subida de la jornada, el jurado técnico de la carrera le ordenó detenerse.

Brambilla se dejó ir, fue cazado por el pelotón y se dirigió a los ciclistas del Tinkoff-Saxo con gestos ostensibles de reprobación. Minutos después le fue comunicada la decisión al ruso Rovny.