Carolina Marín y su entrenador, Fernando Rivas
Carolina Marín y su entrenador, Fernando Rivas, durante un evento publicitario. EFE

Los siete meses que ha pasado Carolina Marín mientras se recuperaba de su grave lesión no los ha pasado sola. Junto a ella, al igual que en la competición, ha estado Fernando Rivas, su entrenador y una de las personas que mejor le conoce. Quizá precisamente por eso es uno de sus críticos más feroces cuando debe ve algo que no le gusta.

En una entrevista a 'El País', publicada antes del debut de Marín en el Abierto de Vietnam (en el que la volantista ha perdido), Rivas reflexiona sobre algunas actitudes de la triple campeona del mundo que no le gustan.

"Tiene que aprender a cuidarse mejor, a ser más profesional en algunos ámbitos, pero sobre todo a escuchar más a su cuerpo y a jerarquizar las cosas más importantes que le lleven a sus objetivos", señala, sin especificar a qué se refiere en concreto.

"Siempre se puede más. Carolina tiene 26 años, es jovencísima, pero no es tan joven para una deportista con la carga de entrenamiento que lleva acumulados durante años.  Tiene que cuidarse mucho, mucho, tiene que saber muy bien cuáles son sus prioridades, tiene que descansar más que antes porque no recupera tanto como antes", destaca el técnico. 

Rivas advierte que, aunque no dice que su pupila no se cuide, sí debe fijarse en lo que sucede a su alrededor. "Cuando el cuerpo tiene una lesión es porque algo está pasando. Creo que ella ha aprendido a luchar más todavía por sus objetivos porque está haciendo lo que le gusta y debe sentirse una privilegiada en lo que hace y en su vida", le recuerda.

"Nadie le ha regalado absolutamente nada, se lo ha ganado ella todo, pero… hoy está ahí y por una tontería mañana no se acuerda de ella nadie. Eso es un mensaje muy importante que debe tener en cuenta", lanza Rivas.