Fernando Alonso
Fernando Alonso demostró una gran maestría para llegar con un coche destrozado a boxes en Azerbaiyán. F1

"La mejor carrera de mi vida". Así describió Fernando Alonso su actuación en Bakú, donde terminó séptimo tras una accidentada carrera.

El asturiano, que salió el duodécimo en el Gran Premio de Azerbaiyán, estuvo a punto de abandonar tras sufrir un choque al inicio de la carrera que le dejó sin alerón y con las dos ruedas derechas pinchadas.

La acción la provocó Nico Hülkenberg, que se echó a la izquierda de la pista para evitar perder posición con el ruso Sergey Sirotkin, que acabó golpeando el McLaren del piloto asturiano ante el evidente enfado del español.

Pero la conducción de Alonso le salvó del abandono. Hizo gala de una espectacular destreza para, con dos ruedas pinchadas y sin alerón, lograr llegar a boxes para 'apañar' el coche y poder continuar con la carrera.

Su impresionante conducción ha sido destacada por la cuenta oficial de la Fórmula 1, que ha colgado en un vídeo cómo fue su entrada en boxes. "Solo miren las manos de Alonso"