Partido de balonmano
Partido de balonmano, en el Europeo de Serbia. EFE

La Federación Española de Balonmano (RFEBM) y la Asobal firmaron este lunes en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) el convenio que establece un control financiero, un límite de costes en las plantillas y persigue un marco laboral homogéneo en la contratación. Los presidentes de la RFEBM y la ASOBAL, Francisco Blázquez y Eduard Coll, respectivamente, suscribieron el acuerdo en presencia del presidente del CSD, Miguel Cardenal, y el gerente de la Asociación de Jugadores, Claudio Gómez, según informó la Federación.

Este convenio que pretende reflotar el balonmano y evitar en el futuro sus problemas económicos estará en vigor hasta 2017

La firma del documento se produjo después de que la junta directiva de la RFEBM ratificase este domingo el acuerdo, que previamente aprobó la Asamblea de Asobal el pasado 28 de enero, fecha en la que fue presentado. "La necesidad de caminar juntos en la misma dirección en pro del balonmano español, y la búsqueda de soluciones para la mejora estructural de nuestro deporte, son las grandes líneas de colaboración entre todas las partes implicadas", afirmó este lunes la RFEBM.

Según este organismo, la Comisión Paritaria compuesta por representantes de las cuatro entidades, comenzará a trabajar en un plazo de 15 días para abordar los temas más inmediatos en la regulación acordada. El convenio, que regirá hasta 2017, parte del protocolo firmado por las partes el pasado julio tras la desaparición del Atlético de Madrid y establece un control financiero para Asobal y los clubes, que trimestralmente deben enviar los datos de su contabilidad a la comisión paritaria.

Según el mismo, todos los que participen en la competición tendrán que estar asociados a Asobal y de forma transitoria, mientras ésta tenga patrimonio neto negativo, no podrá exigir cuota de acceso. En función de la situación de cada club, Asobal fijará, mediante norma de control presupuestario, un límite de coste de plantilla y la Federación velará para que la cuantía del fondo arbitral se ajuste a la situación económica de los clubes y la competición. Por el documento, la Federación delega en la Asobal la organización de la competición a cambio de una contraprestación económica por la cesión de los derechos de organización, titularidad, gestión y explotación de los derechos de imagen. Esta cantidad se duplica y pasa a 30.000 euros, más un 10% en caso de que haya beneficios.