El presidente de Bolivia, Evo Morales, está involucrado totalmente en el rechazo de su país al veto de la FIFA sobre la práctica del fútbol en la altitud, en una jornada deportiva que remató jugando con periodistas en el estadio de La Paz.

El mandatario, que es un reconocido aficionado al fútbol, comenzó el "Día del Desafío" haciendo deporte a las puertas de Palacio y luego atrajo a miles de personas al estadio Hernando Siles, que está situado a 3.577 metros sobre el nivel del mar.

La escuadra gubernamental, en la que Morales juega con la diez, derrotó (1-0) al equipo de periodistas deportivos

 

Morales tiene un equipo formado por su portavoz, Alex Contreras, miembros de su seguridad, empleados del Palacio de Gobierno y que este jueves fue reforzado con los ex seleccionados bolivianos Marco Sandy e Iván Castillo, que son los respectivos técnico y ayudante del club Bolívar.

La escuadra gubernamental, en la que Morales juega con la diez, derrotó (1-0) al equipo de periodistas deportivos, empató (0-0) con el de reporteros acreditados en Palacio y venció (2-0) a corresponsales de medios internacionales, en partidos cada uno de media hora.

El primer gol fue obra de Castillo y los dos restantes de Sandy.

Morales jugó en total una hora y media para reivindicar que en la altura "también se practica muy bien el deporte", según dijo, y en contra la decisión de la FIFA que prohibió jugar fútbol por encima de los 2.500 metros, medida que afecta a cinco estadios de Bolivia.

Calificó insistentemente como una "discriminación" a los pueblos que viven en la altitud esa decisión y reveló que, a nivel político, ya tiene el apoyo de sus colegas de Argentina, Néstor Kirchner; de Venezuela, Hugo Chávez; y de Uruguay, Tabaré Vásquez; para que sea revisada.

Pero, además, dijo que en las próximas horas llamará a su homólogo de Suráfrica, Thabo Mbeki, para buscar su respaldo dado que este país es el próximo organizador del mundial de fútbol en el 2010.

"Si los países de las alturas están eliminados, los próximos campeones ya no serán mundiales, sino sólo de las llanuras", declaró Morales durante un intermedio entre los partidos.

El mandatario también ha puesto sus esperanzas en las reuniones que celebrará la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) para evaluar la decisión de la FIFA, los próximos 14 y 15 de junio.

Según la Federación Boliviana de Fútbol, el veto de la FIFA tiene rechazo en cinco países, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Paraguay, y, con el apoyo de Venezuela, se tendrán seis votos para revertir la medida.