El ciclista Cadel Evans fue uno de los grandes perdedores en la etapa de ayer, la etapa reina del Tour de Francia.

El australiano perdió las posibilidades del maillot amarillo en beneficio de Carlos Sastre, que hizo un auténtico etapón y consiguió así encaramarse en lo más alto de la general.

Carlos está vestido de amarillo y, como se suele decir, el amarillo da alas

"Sastre ha atacado muy pronto y como había otros rivales peligrosos a vigilar, le dejamos ir. Ha hecho una brillante ascensión, no pensaba que podía sacar tanto tiempo", afirma Evans.

Sin embargo, el australiano no pierde sus esperanzas de cara a la contrarreloj del sábado. "No sé qué pasará. Carlos está vestido de amarillo y, como se suele decir, el amarillo da alas, pero en la contrarreloj del sábado habrá viento de cara y no sé si el tiempo que lleva le bastará. Intenté en todo momento que no me sacara más de dos minutos. Si tengo buenas piernas el sábado, le quitaré el amarillo".

Además, será la segunda vez, y consecutiva, que se juegue el Tour contra un español. El año pasado perdió la carrera ante Contador. "Otra vez contra un español, y además en una contrarreloj", dijo entre risas Evans.