España - Sudáfrica
Jenni Hermoso celebra uno de sus goles ante Sudáfrica en el Mundial de Francia. EFE

La selección española femenina de fútbol ha comenzado el Mundial de la mejor manera posible: una victoria. Y no es una cualquiera, ya que este España 3-1 Sudáfrica ya entra en la historia del fútbol femenino español al ser la primera victoria en un Mundial de la absoluta.

Pese al resultado final, hubo que sufrir. El buen arranque de partido acabó muy pronto, conforme los nervios y posiblemente una sobreexcitación ante el debut se pagaron caro. En cuanto las 'Banyana Banyana' encontraron la conexión por la banda izquierda de Kgatlana, que dejó en muy mal lugar a la capitana Torrejón. El agarrotamiento con el que salieron las españolas permitió que las sudafricanas aprovecharan una de las pocas oportunidades claras que tuvieron.

La propia Kgatlana aprovechó que Sandra Paños se había adelantado demasiado para mandar un balón directo a la escuadra que la portera del Barcelona intentó cazar a mano cambiada, pero que no llegó. El conjunto de Desiré Ellis empezó a crecer en el campo con el marcador a favor, conforme los agobios y los nervios atenazaban a las de Vilda.

No fue hasta la segunda parte, en la que el seleccionador español movió el banquillo, cuando el guión cambió. La entrada de Lucía García y Aitana Bonmatí por Amanda y Vicky (dos de las 'cachorras' por dos de las más veteranas) abrió mucho más las oportunidades para España. Jenni Hermoso se atrevió con un disparo lejano que se estrelló en el larguero con Dlamini ya vencida. Mariona Caldentey tardó un mundo en disparar, pero España comenzó a asediar la portería africana.

El asedio no se tradujo en goles y los nervios volvieron. Mientras, las 'Banyana' recuperaron el control y propiciaron un ataque que no acabó en el 0-2 por pura suerte. Mapi León falló en la cobertura de una contra, Irene Paredes agachó incomprensiblemente la cabeza en el centro al área y la pelota se paseó ante Paños.

España no dejó de creer y al final el gol llegó. La capitana Van Wyk cometió un inocente penalti al parar con el brazo un centro de Jenni Hermoso, que fue la encargada de transformarlo en un tanto con gran frialdad. Con el empate en el marcador, España apretó más aún y casi llega el 2-1, obra de Virginia Torrecilla, de no ser por un fuera de juego que precedió a la jugada.

La entrada de Nahikari por Alexia confirmó el control absoluto del campo de España, pero la remontada se confirmó de nuevo desde los once metros. Vilakazi, que había repartido estopa a diestro y siniestro, recibió su segunda amarilla tras dejar la plancha sobre el muslo de Lucía García. La colegiada María Carvajal tuvo que revisar la acción en el VAR, pero no había dudas. Pese a la estirada de Dlamini, Jenni marcó el segundo del partido y España acabó de respirar.

Con la remontada ya cumplida, Lucía García puso la guinda a la victoria tras recibir un espectacular pase largo de Torrecilla que completó con una gran frialdad. España ya sabe lo que es ganar en un Mundial absoluto.