Unay Emery
Unay Emery dirigiendo un partido en su etapa en el Valencia. EFE / ARCHIVO

El entrenador del Valencia, Unai Emery, ha admitido que puede haber llegado al final de un ciclo y que no se ha planteado aún la renovación con el club en el que completa su cuarta temporada.

La afición de Mestalla protestó por la actuación del equipo ante el Mallorca

"Puede ser", respondió Emery en rueda de prensa a la pregunta de un periodista sobre si había llegado al final de un ciclo tras las protestas que escuchó como consecuencia del empate ante el Mallorca y las informaciones aparecidas en distintos medios sobre su continuidad en el club.

Previamente, Emery había señalado que su renovación no está sobre la mesa, ni por su parte ni por la del club, ya que el equipo se encuentra en un momento "decisivo y muy estimulante de la temporada, por lo que todo lo que sea desviar la atención será restarle al proyecto".

Emery ha hecho un llamamiento a la afición, ya que considera que debe ser "el jugador número doce", aunque admitió que en los momentos "difíciles" siempre puede haber un sector que manifieste su rechazo.

Para el preparador vasco es en Mestalla donde quizá el equipo no ha estado "del todo bien" y agregó que en el encuentro contra el Zaragoza "tratará del volver a sentirse fuerte".

El técnico se ha referido al empate ante el Mallorca (2-2), en un encuentro en el que su equipo ganaba al descanso por 2-0. "Fue un partido en el que afloraron dudas que luego, ante el PSV Eindhoven o el Athletic, no aparecieron", ha indicado.

Gran victoria en San Mamés

"La del domingo ante el Athletic fue una buena victoria. Cuando un partido no sale como queremos, trabajamos para poder recuperar la identidad. Cuando sale bien estamos satisfechos, pero enseguida viene una nueva prueba para poder desarrollar lo que trabaja el equipo", ha detallado.

"El domingo en Bilbao salió un partido redondo porque se prestaba para ello, pero el de mañana no se presta", ha agregado Emery, quien considera que el duelo contra el Zaragoza será muy difícil.

El Zaragoza es un equipo herido en el orgullo

"Son un equipo herido en el orgullo y en los resultados. Tiene la impronta de Manolo Jiménez y poder hacer un partido abierto y bonito no va a ser fácil porque ellos lo harán rocoso e intenso", ha detallado.

Preguntado por la posibilidad de que el equipo continúe adelante en la Europa League y llegue a semifinales, lo que implicaría que todas las semanas jugara dos partidos, el técnico ha contestado que trabaja "en la confección de un equipo y no de un once".

"El cansancio y las lesiones aparecen en una temporada. Es normal. Tenemos que regular la intensidad, pero sin bajar el rendimiento. No es algo que me preocupe, solo tenemos que procurar acertar para que vayan entrando y saliendo jugadores y mantengan el tono", ha manifestado.

Para el partido de este miércoles, el técnico valencianista ha señalado que podrá contar tanto con Víctor Ruiz como con el turco Mehmet Topal, aunque en el caso del defensa "habrá que ver si vuelve al once o le toca esperar por el buen rendimiento de Rami y Dealbert".