Con la plantilla a la espera de cobrar su salario tras varios meses, con las dudas deportivas que se han generado en la Liga después de abandonar los puestos de Liga de Campeones y con los rumores de un posible traspaso de las principales figuras del equipo, el vestuario afronta el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA ante el Dinamo (21:30 horas) con falta de concentración.

Y, pese a toda la presión que rodea al club, son los aspectos estrictamente no deportivos los que terminan por capitalizar las ruedas de prensa del equipo. Así, este mediodía se ha vivido un nuevo capítulo, cuando Unai Emery ha sido cuestionado sobre unas declaraciones suyas en las que aseguraba que controla "cuando un jugador es gay", condición sexual que para el técnico valencianista no supone ningún problema.

Se nos dice que habrá una solución más pronto que tarde

"
No me cabe duda que el fútbol hay gais, alfiles, torres y peones", en relación a las declaraciones que publicaba el diario Levante y que han generado bastante revuelo.

Posteriormente, el técnico vasco ha pasado a analizar el resto de problemas que rodean al club y que, volvería a fichar por el equipo de Mestalla pese a la situación existente.

"Se nos transmite tranquilidad y seguimos confiando y creyendo en el trabajo que se realiza en cada parcela. Se nos dice que habrá una solución más pronto que tarde y que, además, habrá viabilidad a corto y largo plazo", ha añadido en ese sentido.

Además, Emery ha expresado que cree en la directiva "por convicción y por el trabajo que están haciendo" para solventar la crisis económica.