Eden Hazard
Eden Hazard, durante un partido con la selección de Bélgica. EFE

Eden Hazard fue una vez más la gran estrella de la selección de Bélgica esta semana, con dos goles en la victoria (3-1) ante Rusia. El futbolista del Chelsea aprovechó el partido para confirmar la veracidad de una anécdota que desde hace tiempo se comentaba en su país: se marchó en mitad de un partido a comer una hamburguesa.

Sucedió en 2011, durante un partido de la selección belga contra Turquía. Hazard fue sustituido y decidió abandonar el estadio para ir a cenar junto a unos familiares. "La salsa de esa hamburguesa era mi preferida… Todavía le pido a mi madre que me traiga de vez en cuando a Londres", dice Hazard en una entrevista concedida a RTBF.

El entonces seleccionador, Georges Leekens, le castigó y no le convocó para los siguientes dos partidos. Hazard admite ahora que cometió "una estupidez": "La historia de la hamburguesa… Aún nos reímos. Es lo que me convirtió en leyenda de la selección".